sábado, 5 de noviembre de 2016

AHORA


EL MAL


Obra: Lucifer de Franz Von Stuck

ADONIS

Obra: Adonis de Gustav Eberlein

Te amé para mi bien y para mi mal
Como nunca se debería querer
Apasionada, total, ciegamente
Como a un dios devotamente te adoré


Te elevé al altar de mi fe, de mi porfía
Para rendirme a ti y besarte los pies
Como a un Adonis te di todo mi amor;
Sin razón, sin cordura, sin medida...



Te amé y te quise así, a mi manera
Para tener un lugar, un rincón en tu vida
Con lo poco o mucho que tú me dieras



El tiempo al fin me hizo comprender
Que no eras un dios, eras sólo un hombre
Confieso que fatalmente me equivoqué

.


lunes, 24 de octubre de 2016

martes, 18 de octubre de 2016

DUELES

Más que quererte duele olvidarte
arrancarme tu amor de las entrañas

tratar de no pensar más en ti;
tu recuerdo me arde como llaga
Dueles hasta el fondo del alma
tanto que no salen las lágrimas;
más que amarte me obsesionas
y no hago más que  invocar tu nombre
a cada instante; a cada hora


Largos son los días, eternas las noches

siempre inventándome ilusiones
o algún motivo para esperarte;
me duele esta verdad innegable
que la única que quiere soy yo
que mi razón de ser eres tú
y este dolor me hace perder la razón

Dueles maldito amor y como te lo digo
cómo hacerte saber que en esta locura

se me está yendo la vida

y tú sin saber nada...
Dueles más allá de toda herida
herida que nunca cicatriza
dolor que no sangra pero mata
los sentidos, la cordura y la esperanza
por las venas el despecho envenena
con su savia oscura de desamor


Dueles tanto que es insoportable

atraviesa mi cabeza este recuerdo;
afuera hay luz mas todo lo veo negro
te odio por tenerte tanto amor
que al fin no te lo mereces
Hay tanto silencio alrededor
silencio del alma que grita; que aúlla
como animal herido su decepción.


Y nadie entiende ni comprende
que el dolor es mío y sólo mío
que mi corazón no es mío sino tuyo

que dueles y seguirás doliendo
que el corazón no se cansa de sufrir;
supe alguna vez que el amor dolía
¡más hoy que no estás lo sé y cuánto!
Con tu ausencia no cabe más tristeza;
 cuando dejes de dolerme estaré muerta...