Entradas

AUTOCASTIGO

Imagen
Llorar, y llorar, siempre llorar por un ingrato Inútil es el recuerdo, en vano es penar Hacer padecer al corazón por un amor falso Inútil sufrir, morir de amor en el llorar.
¿Quién se apiadará de tus lágrimas? ¿Quién? Sólo hay que pensar que al desangrarnos Anegando el alma en amargo llanto Quien nos hizo sufrir, se fue con el ayer
Tal vez sea feliz, ni nos recuerde nunca Y entre lágrimas de soledad y desamor Uno vive ladrándole a la blanca luna Esperando que vuelva el viejo amor
Habrá que preguntarse si vale la pena Matarnos con nuestra autocompasión Si en cada lágrima viva del dolor Digno será quien nos hizo la vida una condena

Sólo la luna guarda el secreto del alma
Nadie más habrá a quien llorarle Por el amor que se quedó en la sombra Ni el recuerdo se apiada, ya no hay nadie.
Y tú como yo, persistimos en nombrarle, Esa o ese que no está, que prefirió ignorarnos Que lo que dejó atrás, parece no importarle No puede ser amor,  si nos lastimamos
Hay que salir a la luz, dejar la penumbra Volver a andar solos,…

CRIMEN PARA DOS - CUENTO POLICIAL - CAPÍTULO III

Imagen
Ricky fue para su departamento, a darse una buena ducha, y esperar hasta la noche para ir a ese Bar. Era prematuro aún pensar que esa tarjetita y el reloj podían tener que ver algo con el muerto o muerta. Su corazonada todavía seguía persistiendo que detrás de todo ese crimen había algo de prostitución o de gays. En cuanto supiera algo más definido le contaría a Moloni, la chica ruda que lo traía a mal traer. Llegó a su piso, fue dejando sus ropas por el suelo, y se metió bajo el agua tibia. Eran cerca de las 9 de la noche, temprano aún para abordar ese antro. Unicamente pensaba con quién hablaría, y de qué hablaría. Si iría mejor como policía o como.... nooo, ni loco, se presentaría tal cual como era. Alguien tenía que hablar, soltar la lengua. Mañana se sabría más sobre el ADN y las huellas dentales. Salió de la ducha, se afeitó, se puso su colonia preferida Paco Rabanne, bueno no te perfumes tanto Ricky, no sea cosa que alguno de esos...más vale que no, le daría una patada en los h…

CRIMEN PARA DOS - CUENTO POLICIAL CAPÍTULO II

Imagen
Más tarde en la Delegación, los dos compañeros, dos buenos policías, que por órdenes del gran jefe, debían formar un nuevo equipo, con cara ceñuda, Ricky, y con rostro sonriente, como de quien se salió con la suya, Cat, estaban frente al que los reunió, cruzándose miradas cínicas; pero el jefe Morelo no estaba dispuesto a ceder. Quería darle una lección a ese subalterno suyo, que le tenía el departamento patas arriba, con su indisciplina, y en realidad este nuevo caso, aún sin miras de resolver, no podía tomarse con impuntualidad ni con caprichos personales. Que resolvieran lo suyo pero sin afectar en modo alguno este caso, por el cual podían rodar varias cabezas. No sabían a lo que se enfrentaban todavía. -Jefe, usted no puede hacerme esto, yo siempre he trabajado solo, y menos con una mujer, imposible, le pido que lo reconsidere. -¿Mujer? lo miró con furia Cat, -Ya te demostraré yo, qué es una mujer. Te llevarás muchas sorpresas. -¡Señores! ¡Háganme el favor! Los problemas personales d…

CRIMEN PARA DOS - CUENTO POLICIAL - CAPÍTULO I

Imagen
la una de la tarde, el sol derretía el asfalto, en Nueva Paz, ciudad de cuatroscientos mil habitantes aproximadamente. Lo suficientemente grande para albergar a quienes deseaban residenciarse allí, bastante pacífica, como su nombre lo indicaba, con sus cines, teatros, con sus zonas residenciales y zonas pobres, algunos bares de mala fama, donde había prostitutas, y a las que la poli no les quitaba la vista; algunos altos edificios a lo largo de la gran avenida Brown, era una ciudad bastante limpia, un mérito que no se le podía restar al Alcalde Moro, sí tal vez en algunos asuntos sucios de la política, pero el pueblo lo apreciaba bastante, porque a pesar de todo, sabía mantener el orden en la city; aunque nunca faltaban los delitos menores, robos, drogas, lo común en estos días, nada que quebrantara demasiado la rutina de sus habitantes. Era verano pleno, a esa hora, muchos se iban al Lago Azul, como a cinco kilómetros, a las afueras de la ciudad. Un lugar espléndido e ideal para las…

50 Y 20 . CAPÍTULO I

Imagen
Para el amor no hay edad, sólo es cuestión de madurez...nunca se es tan joven ni tan viejo para amar...
-Gilda, crees en el amor a primera vista? -preguntó Mariana recostada en el sofá- -Ni a primera, ni a segunda, ni a tercera. Eso es para los soñadores, definitivamente no para mí. Yo siempre tengo mis pies en la tierra. -¿Y en el destino tampoco? Volvió a preguntar Mariana -¿En qué andas tú, se puede saber? Creo en el presente, el destino se lo labra una misma. -Bueno, ya sabes, me conoces, soy soñadora y me gusta andar de vez en cuando por las nubes. -Ya sabes, la caída es más rápida, cuanto más subes. Entonces, ¿a qué viene eso? ¿Te encontraste con tu destino? ¿De quién rayos te enamoraste?
Así  hablaban a medianoche, Gilda Martos y Mariana Aguilar vivían. Las dos veinteañeras, estudiantes y empleadas hasta que finalizaran sus estudios, vivían en la avenida Lorca en la ciudad de San Pascual. La primera, Gilda, de esas que se creen chicas listas, la segunda, Mariana, un poco soñadora, un …