viernes, 22 de junio de 2007

MATANDO EL AMOR

Qué puedo hacer con lo que siento
destruirlo a tu manera es imposible,
si al menos me dijeras como se mata el amor,
como se arroja una ilusión al cesto de la basura.

Empezaría rompiendo tus cartas, tus poemas
inventaría cualquier cosa para odiar lo que eres,
y olvidar lo que fuiste, así se hace no?
o riéndome de este sentimiento
que para ti fue una farsa,
una mentira blanca, un refugio a tus problemas,
hasta un frío aprecio como ayer dijiste,
cualquier cosa está permitido decir,
todo menos ya lo sé…la palabra amor.

Tal vez deba agradecértelo, sería lo más justo
aunque tu sinceridad llegue un poco tarde
horas más horas menos, no cambian este dolor;
mejor hubiera sido preferible que no volvieras,
que me dejaras al menos el recuerdo de esa última vez,
de ese hombre que no eres tú, que yo amé, que yo esperé…
me dices que yo te abrí los ojos, y yo quisiera tenerlos cerrados
para conservar un poco de esa tonta quimera ,

El sueño terminó y cada quien a lo suyo,
gracias por esta realidad, por esta verdad amarga,
de hacerme sentir que nunca fuiste mío,
que no me sentiste tuya, que no te importé nunca,
que todo fue una locura…Ya no te hace falta el refugio…
o quizá son otros brazos donde encontraste algo,
y no quiero saberlo, ya te iré olvidando…
porque es la única forma de matar el amor, con el olvido.

Quién sabe si algún día podamos ser amigos,
y reírnos de esto que vivimos,
ahora primero es lo primero,
enterrar en el corazón esos sueños,
palabras que inventaste, que me sedujeron,
pero que hoy irremediablemente…¡se las llevó el viento!

Cerrar esta llaga por la que respiro, el despecho,
maldecir cada hora que te entregué mi amor,
y odiarme a mí misma por no aprender jamás
que esta clase de amor no sirve,
ni puede compararse a un amor verdadero.

Seré a partir de este momento la asesina de una ilusión,
con un puñal de rencor la haré mil pedacitos,
con una lanza desangraré este corazón
y con un adiós te enterraré amado mío
en esta tumba que el pasado ha escrito para los dos;
que seas feliz como no podré serlo yo,
no te guardo nada, no hay porque sentir rencor,
no me correspondiste y eso fue todo
ya puedes irte, estamos en paz… 


miércoles, 20 de junio de 2007

SI ME PREGUNTAN


Cuándo me pregunten por ti ¿qué diré?
¿Que ya no estás? ¿Qué me olvidaste?
Nadie podrá saber que te marchaste,
que aún no puedo resignarme a tu ausencia

Cuando la luna me pregunte por ti amor,
no tendré nada que decirle cuando asome,
ella conoce mi dolor más que tú…
ella sabe dónde estás, pero yo no…

Si le pregunto a mi corazón por ti
me responde cansado latido por latido…
para qué esperarlo inútilmente…
ya todo terminó… terminó… terminó…

No hay bálsamo para esta tristeza,
no hay alivio para esta honda pena,
únicamente tú… si regresaras
podrías cerrar esta herida abierta.

Si me preguntan que fue de tu vida, adónde fuiste,
inventaré lo que sea para que nadie vea
el vacío que dejas… algún día serás olvido…
así como me borraste,
así como tú apagaste tu luz para mí

Y si me preguntan cuando me vean sin ti,
¿Qué podré decir? ¿Qué ya no volverás?
¿Qué el amor murió? ¿que solo fue amistad?
¿O que el tiempo todo lo congeló?...

Mas no me resigno a perderte, sabes amor?
por eso aún no cerraré la puerta,
para que nada muera todavía en nosotros,
para que un rayo de luz entre siquiera.

Si alguien me pregunta diré que no tardas,
que fue un viaje corto, un hasta mañana,
aunque por dentro tenga deshecha el alma,
no podré decir que me arrojaste de tu vida.

No tengo valor para las despedidas,
ni quiero que sepan que me estoy muriendo,
cuando me pregunten diré solo mentiras,
que todo está igual, que todavía estás…


viernes, 15 de junio de 2007

MIGAJAS


Algún día has de volver a mí sin ser el mismo
tus besos y caricias tendrán sabor diferentes,
aunque las palabras suenen igual que antes;
poco a poco te vas alejando con el sol
a esa tu realidad que no conozco,
donde jamás estará la puerta abierta
para entrar a tu vida, para no dejarte más.

No es que quiera olvidarte, ni que reclame,
no es que quiera ser una piedra en tu camino
mis derechos los conozco como nadie,
tengo el derecho a amarte sin exigir, sin preguntar,
tú vendrás a mí quien sabe… si vendrás…
cada día que muere es un día más que me olvidas,
otro momento más que borrar de nuestras vidas,
y la soledad se va extendiendo como tu silencio

Siempre será tu tiempo ese obstáculo que nos separe
y las barreras que marcan a nuestro amor prohibido;
cuando quede un lugar en tu agenda,
me darás las migajas del tiempo que te sobre…
las sobras que te queden para darme;
no es que quiera herirte corazón, es la rutina de esperarte…
más que hablar contigo, hablo conmigo a solas
de esta intimidad que hemos perdido, de esto que muere…

Así me siento hoy ¿que más quieres?,
mendiga, pobre, pordiosera,
extendiendo la mano para que de tu corazón caiga
un poquito de ese amor que antes me dabas,
para recoger las migajas de tus besos,
de una carta…de una llamada…aunque no llegue nada,
amarte es algo inútil, es querer conservar un sueño,
es querer atrapar una mariposa volando con el viento,
ahora me huyes, me esquivas, pierdes tu paciencia
y ese no era nuestro amor de siempre…

Te sentí tan distinto al leerte,
cómo te reconoceré cuando te vea,
seguiré amando al hombre que no está o al que regresa,
ni sé si tú me amarás como ayer,
si vuelves por amor o por lástima,
y no querré preguntarte para no saber lo irremediable…
yo te amaré te lo dije, con lo poco que te quede,
con lo que te sobre yo me conformaré,
en tus sueños tendré mi lugar hasta que tú me dejes...