sábado, 25 de junio de 2011

OLVÍDAME


Olvídame para que pueda también olvidarte
y arrancarme este dolor que siento
cuando te piense, cuando te nombre, cuando te sueñe
arráncame de tu corazón, porque yo no puedo.

Aquí abandonada todavía te busco entre las sábanas,
buscando tu olor, palpando tus huellas
que aún quedaron de la noche anterior
pero solo me queda el sabor de tu ausencia.

Vete de mi vida cuanto antes, a qué esperas?
no te rogaré ni te suplicaré, ni lo pienses,
aunque me deshaga en lágrimas, lo juro
aprenderé a olvidarte, es mi promesa.

Olvídame ahora y para siempre, te lo ordeno
ya no tienes espacio en mi lecho ni en mi vida
demasiado aposté a este amor de mentira...
puedes apostar que te olvidaré primero.

Te despojo de mi piel, de mis sueños,
hoy quedo sola con mi corazón y su dolor
ayer lo fuiste todo, hoy te declaro desterrado,
te destierro porque sí, porque murió el amor

con tantos engaños, con falsas ilusiones,
poco a poco se fue muriendo contigo adentro,
de estar cansada me cansé, de llorarte me harté,
de ser el segundo plato de tu mesa, también.

Olvídame, no te lo vuelvo a decir,
ahora eres tú quien me provoca lástima,
me asquea verte, pensarte, imaginarte cerca
quiero exorcisarme de tu recuerdo maldito.

Ayer te quise, te adoré, te idolatré,
pero me llevaste hasta el fondo del abismo,
hiciste de mi cuerpo y de mi alma una llaga
que no cierra, que no cura, que se pudre.

Basta digo ya, te di todo mi tiempo,
se acabaron las palabras, no hay perdón
fuera de una vez de mi morada,
¡¡¡olvídame!!! que para mí ya estás muerto.

viernes, 24 de junio de 2011

HAGAMOS EL AMOR


Es noche estrellada y estoy pensando en ti
sintiendo tus manos que se acercan;
quiero hacerte una súplica
hagamos el amor, mi amor...
hasta que se esconda la luna
o hasta que el sol salga.....
Ya no puedo esperar, ser tu amor, tu amante.

Hagamos el amor sin barreras
rebasando los límites de la imaginación,
quiero soñar tus manos que acarician mi cuerpo,
me desnudas impaciente por hacerme tuya, ;
ya siento tu lengua saboreando mis senos;
poséeme ahora, en este sueño...
que también yo deseo descubrir tu desnudez entera,,
explotar los dos en orgasmos de locura;

temblando los dos excitados en el lecho;
hagamos el amor donde tú quieras,
cualquier lugar es espléndido
para dar rienda suelta a nuestro celo,
mojados en la ducha, en el suelo,
en cualquier rincón donde caigamos
amémonos ahora, después y todo el tiempo.

Piensas en mí como yo en ti?
mi deseo va en aumento, te imagino aquí,
huelo tu aroma a hombre,
tus dedos acariciando mi sexo,
mi boca mordisqueando tu miembro.

Tiemblo toda al pensarte...si sentirás lo que yo siento,
esta poderosa urgencia de abrazarte,
de comerte con los ojos, con mil besos.
de esperarte desnuda entre las sábanas.
Hazme el amor a cualquier hora,
o ven a excitarme cuando duermo,
mientras no se haga realidad lo nuestro.

Hagamos el amor sin decirnos nada,
solo escuchando nuestros gemidos
que se pierden con las caricias, con la brisa
que mece el vaivén de nuestros cuerpos;
buscando el placer, calmando su sed.
...me muero por sentirte, por quemarme
en esa hoguera de pasión que me prometes.

Hagamos el amor en colores o en blanco y negro,
tú eres mi fantasía, yo soy tu sueño,
seamos los mejores amantes,
que seamos el uno para el otro inolvidables,
cierro los ojos para sentirte de nuevo
hagamos el amor, mi amor... te lo ruego.

martes, 14 de junio de 2011

DEMENCIA


Desde cuándo llegué hasta este lugar, ¿ayer? ¿hace cuánto? No lo sé, ya perdí la noción del tiempo, no me acuerdo de nada, estoy encerrada en un cuarto blanco, todo blanco, no hay ventanas, ni puertas, ni muebles, solo una luz encandilante que proviene del techo. Estoy sola, absolutamente sola; trato de caminar algunos pasos, no sé para qué, no tengo adonde ir. A veces grito fuerte, para que venga alguien, pero nadie me oye. Si existe un infierno debe ser como éste, donde las horas están atrapadas en el tiempo, como un reloj dibujado en la pared; un infierno blanco donde no hay ayer, ni mañana, ni antes ni después. Por qué estoy aquí, nadie me lo dice, solo oigo mi voz, como si en este mundo solo existiera yo. Quisiera dormir, cerrar los ojos, pero una luz incandescente, sin cesar, me encandila, me tortura, mantiene mis párpados abiertos; ¡quiero salir de aquí! ¡ayúdenme! Nadie viene, nadie oye; pateo las paredes, quiero clavarme las uñas, arrancarme el pelo, me desespero… pero algo me sujeta, me contiene; quisiera verme en un espejo, saber como soy, a lo mejor me recuerdo. Mi mente está en blanco, no tengo memoria; no sé si soy hombre o mujer, si tengo un pasado, que fecha nací, de donde vine. Nadie hay que me responda. Soy una cosa, un ente, un ser vivo o tal vez muerto. Grito nuevamente desesperada, pero dentro de mí, me odio, me detesto, si hay Dios dónde está, para salvarme de este limbo eterno, de este túnel blanco sin salida. Quiero arrancarme las entrañas y no tengo manos, no me las veo, están mutiladas… este lugar es asqueroso, fétido, quiero vomitar, quiero ver otros colores, estoy harta de blanco, blanco, blanco; voy a vomitar sobre mí, quiero huir de aquí, correr, correr, correr, traspasar las paredes, que termine esta pesadilla sin fin; si estoy muerta quisiera estar enterrada mejor con los gusanos devorándome. Un incipiente terror se apodera de mi mente, ¿y si estoy viva? ¿Y si estoy loca? Jajajajajajajaaja, eso debe ser, me lavaron el cerebro, me encerraron aquí perennemente. Voy a seguir gritando, aullando a la nada, al silencio, ¡la puta que los parió! No acabará este silencio, esta muerte en vida, enterrada viva en esta cárcel blanca, estoy cansada, agotada de gritar, de implorar, me acostaré ahora acurrucada como un feto, como un ovillo, ya no me moveré más, no quiero saber más, mi mente quedará en blanco…

HOJAS DE OTOÑO