lunes, 30 de abril de 2012

VALE LA PENA VIVIR


A veces creemos que pasamos por esta vida
 juntando nada más que fracasos y derrotas
nos sentimos como seres anónimos
dentro de una vida gris, que no vale nada;

¿Quien no ha sentido ese vacío del ser,
yendo por un camino que no nos lleva a ningún lugar?
maldiciendo, llorando nuestro destino sin norte,
unos pudieron logrado el éxito, pero tú y yo no.

La vida se escapa tan velozmente, sin haber hecho algo
solo te queda un amargo sabor de soledad;
sientes que nada mereció la pena; que tu vida pasó en vano
pero estamos totalmente equivocados.

Se nos olvidó lo más importante, lo esencial:
que Dios estuvo y está siempre a nuestro lado,
que no nacimos por casualidad, El nos dio la vida,
desde hemos sido objeto de su amor.

Con todo lo que somos, con nuestras miserias,
con nuestros errores, sin ser extraordinarios,
somos las ovejitas de su rebaño, que conoce una por una
y al fin y al cabo eso es lo más importante.

¿Qué importa que no logremos esas metas?
¿Qué importa que nos hagamos viejos?
Con nuestras manos vacías o llenas, El nos ama
 al principio y al final del camino estará el Señor

 Para Dios somos lo primero, sus predilectos,
solo nos pide amar la Vida, estar alegres, tener fe,
solo nos pide creer en El, abandonarnos en El,
¿Qué importa el sufrir, que importa nada, si Dios te ama?

Algunos encuentran ese sentido de vivir y otros
lo encuentran al final de sus años, otros quizá nunca,
recuerda que tan solo el sentirnos hijos de Dios,
por eso y solo por eso, vale la pena vivir.