viernes, 29 de octubre de 2010

CORDERO INMOLADO



Como mujer, como narradora, si pudiera osar llamarme así, me resulta muy difícil hablar sobre el tema de los abusos a los pequeños, a los jóvenes, a los inocentes que aún no han comenzado a vivir; ellos, que tienen su mente pura, su cuerpo tierno y virgen. Todos somos responsables de esa tragedia que llevan a cuestas esos niños, víctimas que han sido violadas, asesinadas, por sus propios padres, familiares, conocidos, extraños, pederastas, sobre ellos en particular, los pederastas quiero referirme, ya que últimamente se levantó una campaña contra la Iglesia, y digo contra, porque como cristiana católica confieso que debemos ser justos, al que le guste o no, al que lo sepa o no, existen claro, esos pederastas religiosos, que deberán recibir su justo castigo; pero no olvidemos a los otros pederastas, que no llevan hábito, que andan por la calle, que viven cerca o andan al acecho de sus inocentes víctimas; que impunemente cometen este delito execrable que se comete diariamente; para esos violadores casados y solteros, que también la sociedad les levante una campaña igualita a la de la Iglesia, porque no es un pecado exclusivo de los clérigos, es un crimen que cometen millares de hombres y mujeres en su mundo sin Dios, sin moral, sin piedad, todos ellos, religiosos o no, son el vómito de Dios, y debemos excluirlos, denunciarlos, hacerles justicia no venganza, es nuestra obligación, nuestro deber.

A TODOS NUESTROS CORDERITOS SACRIFICADOS, LES PIDO PERDÓN EN NOMBRE DE ESTE MUNDO IMPLACABLE, QUE A VECES LOS OLVIDA.

…”Pero al que escandalice a uno de estos pequeños que creen en mí, más le vale que le cuelguen al cuello una de esas piedras de molino que mueven los asnos, y le hundan en lo profundo del mar…” Mateo, 18,6

Mírame ahora si eres tan valiente,
si quedan en tu corazón remordimientos,
si tienes un poco de memoria, ¿Podrías recordarme?
¿Podrías reconocer el daño que me has hecho,
ese crimen que nunca confesaste?
El más grave ante los hombres,
el que no tiene perdón de Dios ni de nadie.
Pues esto es lo que hiciste de mí,
los estigmas que grabaste en mi cuerpo,
desangran mi alma de niño, de ternerito.

Cicatrices que no borrarán años de terapia,
ni ningún consuelo que me traigan;
marcado por toda una vida quedaré,
desde esa violación, desde esos golpes,
quemaduras y latigazos,
que infringieron cada uno de ustedes,
padres y madres, padrastros, tíos,
profesores de la escuela, niñeras,
pederastas inmundos, asquerosos,
religiosos y también hombres sin hábito.

Padres que me dieron la vida,
que sin ninguna razón ni excusa
me hicieron objeto y blanco de su ira;
bestias inhumanas que andan sueltas,
sin castigo, sin juicio, sin condena,
¿dónde están ahora?¿qué les hice yo?

Dios los bendijo, cuando me trajeron al mundo,
pero me crucificaron con sus puños violentos,
nadie me ayudó, nadie me oyó,
tuve que callar, aceptar, soportar,
en manos de ustedes, desalmados padres.
Mártir me hicieron desde mis pocos años,
inmolado en la pira de un hogar violento,
subí al cadalso de mi crucifixión.

Yo, que soy un hijo pequeño de Dios,
tierna criatura, mujercita o varón,
que vio cortada su casta inocencia,
que aún no vivió, ni creció lo suficiente,
¿Cómo voy a entenderlo?
¿Quién puede explicarme el horror
de ser abusado por un extraño o un conocido?

Víctima de tus insultos, de tus abusos,
de tus patadas y tus manos pesadas,
Corderito sacrificado de la humanidad
injusta, indiferente, cobarde, corrupta;
¿nunca preguntaré por qué fue,
porque no encontraría la respuesta,
porque hay labios que están sellados
por el miedo a denunciar, como los de mi madre,
como los de mucha gente que voltea la mirada.

Algún día creceré, llegaré a adulto,
iré por el camino que Dios me ha trazado
¿Lo habré superado? ¿Quién llegaré a ser?
Quizá un hombre o una mujer
con mis éxitos y fracasos, Dios lo sabe.

Pero en mi corazón vivirá el niño o la niña
el hijo de tu carne, de tu sangre,
el inocente que secuestraste en la calle,
o el que te confiaron para que cuidaras,
el alumno que sedujiste con chocolates,
el monstruo que me inició antes de tiempo
en el sexo, en la pornografía
que de tantas formas me heriste

Este soy yo, la voz que te grita vivo o muerto,
que te torturará en tu conciencia,
que te llamará cuando no quieras,
para pedir justicia legal o Divina,
porque siempre habrá una Ley
o un Dios que no me olvida.

Ahora mira mi sangre derramada,
mi rostro amoratado, mi cuerpo azotado o yerto,
mi virginidad arrancada, mi juventud mancillada,
cuenta las heridas que tus manos me causaron.

A ti, en donde estés, monstruo sin nombre,
condenado quedarás a llevarme en tu mente retorcida,
Dios tenga piedad de tu alma,
yo también perdonaré algún día
aunque nadie borrará esta llaga del pasado,
donde sangran, mi dolor y mis lágrimas.

jueves, 28 de octubre de 2010

LA MIRADA DE DIOS



Desde su celeste ventanal miró hacia abajo, hacia el insignificante planeta tierra, más pequeño que los otros planetas, pero el más hermoso, el más perfecto, obra de su Creación, de su Perfección, que alberga a todas las criaturas que lo alaban, las maravillas del mundo, las pequeñas y grandes cosas, los animales, las aves, los peces, las plantas, los mares, los ríos, los árboles, la lluvia, la nieve, la selva, el bosque, el sol, la luna, las piedras, las montañas, las estaciones y de entre todas esas obras, el hombre, su más amada criatura; cuando lo creó era Adán y luego de su costilla la hizo a Eva, para que no estuviese solo. Pero un día desobedecieron y tuvo que echarlos de su presencia. Los condenó a pasar penurias en el mundo, a tener que trabajar para ganarse el pan, a parir con dolor, a envejecer y morir... Y así comenzaron a multiplicarse… hasta este siglo XXI; cuánto tiempo pasó y cuánto seguirá pasando pensó…hasta que decida el día final.

Sacó la cuenta en ese momento de los millones de años que llevaba en la tierra esa criatura débil e imperfecta, pero a quien tanto amaba, de cada uno se sabía su nombre, su dirección, sus pensamientos buenos y malos; su pasado, su presente y su futuro. Decidió darse un tiempo para echar una mirada, recorrer desde el sur hasta el norte, del este al oeste, todos los continentes, todos los rincones de la tierra, para observar hasta el último de los seres humanos y comprobar cuánto se acordaban de El; si alguien lo necesitaba, si alguien lo alababa, si a alguien le importaba, si alguien creía en El….

Su primera mirada fue para los niños, porque ellos , de su Eterno Amor, eran los predilectos, los consentidos; los veía nacer, crecer, jugar, estudiar, llenar de alegría el hogar con su inocencia, su candor, su amor desinteresado, niños ricos y niños pobres, ninguno tenía diferencia, sus ojos desbordaron el cielo de Amor. En sus pequeños aún no había malicia, ni malos sentimientos, solo la vida que comienza, en manos de sus padres, de su familia. En ninguno más que en los niños podría El reconocerse, porque serán siempre la belleza, la bondad y la ternura hecha humanidad. Vio a los abandonados, a los maltratados, a esas criaturitas que no tenían culpa de haber nacido, de haber sido llevados al mundo para pagar por los pecados de sus padres. Los estrujó entre sus eternos brazos, El no los abandonaría nunca.

Luego paseó sus ojos sobre los jóvenes, con su ímpetu, su alegría de vivir, sus idealismos, sus sueños e ilusiones, en muchísimos pudo leer su corazón, que pensaban, que lo amaban, que creían, que esperaban; pero en otros vio lo que no hubiera querido ver, malas intenciones, vicios, perdición, prostitución, alcoholismo, drogas, abortos, más y más excesos; pero también vio la incomprensión en sus familias, la falta de diálogo, la violencia verbal y física; aún había tiempo de hacer algo por ellos, si se dejaran ayudar, si lograran enderezar su camino, si lo buscaran, si le suplicaran, porque era su forma de hablar con sus hijos. Sus amados jóvenes tan extraviados. Vació su mirada de infinita misericordia para consolarlos, para acompañarlos, para hacerles saber que no los olvidaría.

No se olvidó de llegar hasta los asilos, donde en la soledad más desierta vivían los olvidados, los ignorados de la sociedad, los ancianos, esperando la visita de sus familiares o de alguien que quisiera hacerles compañía; diariamente recibían la ayuda espiritual de grupos religiosos o personas generosas, pero raramente iban los hijos y los nietos; ahí permanecían sentados o caminando lentamente, esperando la hora de reunirse con El. Pronto se abrirían las puertas del Cielo para coronar sus penas con el descanso eterno en el seno de su Gloria.

Ya atardecía, quiso observar a los adultos, solteros, casados, viudos, religiosos, laicos, hombres y mujeres, eran millones y millones, cuánto bien y cuánto mal vieron sus pupilas celestes y transparentes; cuánta soledad, amargura y desamor; sentimientos diversos por doquier en los hombres, en las mujeres, sentimientos de bondad, generosidad, altruismo, nobleza, sacrificio, renuncia; matrimonios consagrados ante su Altar, parejas concubinas, parejas divorciadas; allí en las familias quería vivir El, en la unión, en el amor fraternal, filial y paternal.

Recorrió las calles, las avenidas del mundo, las autopistas, demasiado para ver, para no olvidar, para tener siempre presente. Sonrió su mirada viendo a los hombres de buena voluntad, que santificaban su Nombre, que daban amor a los demás, que ayudaban a los desvalidos, a los pobres; que hacían del hogar un templo para el Dios que los creó, que llenaban las Iglesias con cantos, himnos de alabanzas y agradecimiento a sus gracias y favores.

Pero no pudo esquivar sus ojos de los sentimientos más oscuros del hombre, de ese ser creado desde su imagen y semejanza, al que su rebeldía lo hundía en los negros abismos del odio, la soberbia, la envidia, el rencor, las guerras, los crímenes, las violaciones, los abusos sexuales a niños y jóvenes, la eutanasia, la violencia familiar, la pornografía, las tratas de blancas, los secuestros y torturas, el abuso de poder, el lenguaje sucio, robos, estafas, mentiras, calumnias, falsos juramentos, usura, y sobre todo la indiferencia del hombre hacia sus propios hermanos, pobres, enfermos, indigentes, preguntó ¿cómo podía caber tanto mal dentro de su criatura? ¿cómo podría hacerles entender que el Amor, que su Amor lo es todo? ¿cuándo podrían aprender que al obrar con maldad, con mala intención, con burla, con negación, clavaban sin cesar en su Sagrado Corazón puñales, espadas, clavos y coronas de espinas. Que su autodestrucción era el infinito dolor que se hundía en su Espíritu? Dos mil años antes pagó el precio más caro, el que puede pagar el Padre por su Hijo Amado, que fue traicionado, rechazado, sacrificado, torturado, despedazado, inmolado en una Cruz por esos hombres de la tierra, a quienes tanto amó para darles la salvación y la Vida Eterna, a todo el que quisiera seguirlo, amarlo, vivir y morir en El.

Entendía que había hombres, mujeres y jóvenes para los que para muchos no habría salvación, porque no entendían la enseñanza del perdón, del arrepentimiento, que merecerían ser escupidos de su presencia, porque el amor nunca prevalecería en sus corazones; para ellos un profundo abismo hondo y negro se abriría a sus pies por toda una eternidad…

Pensó por un momento en sus Santos y Mártires que alguna vez moraron en la tierra, ¡qué poco aprendieron de ellos, qué poco los recordaron! Aunque era eternamente justo; sabía reconocer muy bien a quiénes lo querían, a los que acudían a su Presencia para pedir por ese mundo cruel, sanguinario y pecaminoso que había creado el propio hombre; había aún millones y millones de almas por salvar, almas que nacerían y morirían, una vida que todavía les regalaba, les obsequiaba con dones, talentos, alegrías y sufrimientos, tragedias, esperanzas y la fe que con el Espíritu Santo los iluminaba; en sus pequeñas e inteligentes criaturas, estaba la razón, el entendimiento, que les daba la oportunidad de tomar las decisiones más importantes, que mediante su existir, tendrían que adquirir la sabiduría para aprender a vivir; en cada uno estaba esa decisión, en su libre albedrío, la de condenarse o salvarse mediante su conciencia, bendito don con que El, Eterno y Omnipotente iluminó a toda la humanidad.

Le sorprendió, eso sí, oír las quejas dirigidas en cantidades industriales hacia El; lo culpaban por las consecuencias del mal que ellos mismos se ocasionaron; por todos los sufrimientos habidos y por haber; un sufrimiento que en la misma esencia del hombre había El infundido, del que nunca tendría escapatoria en su vida, porque era así la ley del hombre: nacer, vivir, recibir penas y alegrías, mientras transitara en su corto o largo existir; porque fue su Ley de Divina Justicia, escrita y decretada así; para que el mismo hombre conociera la humildad, la resignación, la fortaleza, la entereza, el valor, la valentía y la libre determinación de entregarse a sus Manos, a su Santa Voluntad, hasta el recibir el último aliento de su vida.

Lo culpaban por desastres naturales (terremotos, huracanes, epidemias) que con la destrucción del mismo planeta, al paso del tiempo, sus adanes y evas provocaron (contaminación, ruidos infernales, maquinarias horrendas destruyendo el campo, la montaña, los mares; bombas nucleares; desperdicios químicos; extinción de las especies); no previeron las consecuencias, que algún día la misma tierra y el mar reclamarían el precio; la herida que le hicieron. Lo culpaban por el hambre y la pobreza, mientras ricos y poderosos se lavaban las manos en cada país, de la injusticia del hombre para el hombre. Criatura soberbia, inconsciente - pensó- por eso siempre, siempre, siempre te perdono, porque nunca sabes lo que me dices ni lo que me haces.

Te perdono incluso antes de que vayas a obrar mal, porque tu Eterno Creador que todo lo ve, desde antes que nacieras, ya conoce todos tus pecados y ofensas. Mas antes de reflexionar sobre tus malos pasos, prefieres, provocar a tu Dios, lo hieres, lo afrentas, lo insultas, lo niegas, lo odias, le mientes, lo escupes, lo atacas, lo acusas sin tener una mínima ni remota idea de lo que irás a encontrar en el más allá. Porque no tienes alcance en tu pequeño cerebro de mi Grandeza, de mi Omnipotencia, de mi Superioridad sobre ti. Yo los perdono hijos míos, porque Yo soy la Verdad Absoluta, la Misericordia y el perdón infinitos. Yo los creé para que un día vengan a Mí a gozar de las maravillas de mi Reino y de mi Gloria.

Anocheció…en su pequeña y preferida Tierra; al día siguiente como cada vez, volvería a hacer el mismo recorrido por su obra, como cada amanecer y cada atardecer, sin descansar, sin abandonar jamás los pedidos, las oraciones, las súplicas, las lágrimas derramadas ante las imágenes, en la soledad y en las comunidades, su obra humana tan agradecida en muchos y tan desagradecida en otros. Cerró el ventanal de su arco iris, para darles a los hombres su descanso. El se sentaría a meditar, a pensar que podría hacer por ese mundo que estaba ahí abajo, ignorantes en su fe, en sus creencias, en sus divisiones, en sus racismos, en su ateísmo, sordos, ciegos y mudos de corazón. Bendijo una vez más a quienes se durmieron en santa paz, esperando con fe y oración a otro nuevo día. Recordó a esos infieles y malos corazones para quienes El no existía, ni importaba, para quienes no había un pequeño lugar donde cobijar al Dios Altísimo; sus ojos infinitos se nublaron de tristeza, sin dejar de mirar, de acariciar el desamor de muchos, muchos humanos e hizo llover sobre diversos lugares de la tierra su infinito dolor de Padre Celestial…