jueves, 3 de mayo de 2007

EL HUERTO



Amor, háblame otra vez del huerto 
para saberte allí cuando al amanecer vayas 
a recoger las setas que están esperando 
tus manos curtidas a cavar la tierra. 

Te esperarán los árboles retoñados 
a que tus dedos corten el primer capullo para mí; 
dibújame el sol con que sudas día a día 
labrando el arado de tu siembra 
para recogerte con mi pensamiento 

Dime también cuando caiga el crepúsculo 
como se ven las estrellas bajo los almendros, 
si ves alguna que te recuerde a mí… 

En esa soledad de la montaña 
mi amor va contigo cerca de los nogales 
al amparo de tu recuerdo y de tu sombra… 

¿De qué color son las florecillas del huerto 
de este naciente y estrenado Mayo? 
amor... hazme un ramo para que deposites un beso entre sus pétalos
que mis labios cobijarán con el primer rocío

Cuando salga la luna a espiarte
querrá alumbrar tus huellas
...tú sabes que me verás en ella
y tu amor me estará recordando
haciéndome tuya en una noche de primavera.

Más tarde traerá la brisa de Cataluña
el aroma dulce de tu pequeño huerto
y me dirá que estás soñándome
en ese pueblo perdido y lejano...

Hacia allá entonces mi verso irá...
recogiendo más setas
donde anidan y trinan las aves,
donde tus ojos verde-oliva me siguen entre colinas,
donde perdidamente nos amamos.

Espérame siempre entre los pastos verdes
que quiero ir a tu lado muy temprano
para amar el huerto como tú lo amas,
para recoger la cosecha que sembramos,
porque en él quiero besarte corazón mío,

Entre almendros y olivares muy al alba...
dejar la vida y la nostalgia pasar
caminando juntos de la mano
bajo la luna nuestra de Tarragona