sábado, 31 de enero de 2015

VAMPIRO


"Te diría que fueras al infierno, pero creo que ya estás ahí".
Nicolas Cage, The Lord of War (El hombre peligroso)


No sé cómo me pude enamorar de ti
en qué aciago día, en  qué instante,
qué clase de locura fue que cometí
al caer en el hondo abismo de amarte

Ciega hube de ser al no darme cuenta,
a los consejos sabios tapé mis oídos,
a tiempo me salvé de ser tu presa
un aviso celestial me desvió de tu camino

¡A tiempo muy a tiempo! lo comprendí
me saqué la venda y  vi quién eras;
a tiempo me mostraste  tu bajeza
de poco hombre, de cobarde y  vil

Para lavar tu conciencia por dejarme
me arrojaste  a los brazos de otro,
¡de tu mejor amigo!, ¡eres despreciable!
Tú no deberías llamarte ni  hombre

Entérate que no necesito tus favores;
soy demasiado mujer para alguien como tú
Y al hombre que quiera lo elijo yo!
Tuú en mi vida estás fuera de lugar

¡Dios libre al mundo de seres como tú!
Vistiendo blanca piel de cordero,
por dentro llevan un lobo implacable
sediento de destrucción y sangre

De angelical sonrisa de monaguillo,
de inocente y pecoso niño de escuela,
nadie notó que dentro de tu boca
escondías los afilados colmillos de un vampiro!

Quisiste alimentarte de mi sangre,
robarme mi vida, mis sentimientos
Cómo me gustaría verte en el infierno,
verte sufrir eternamente, te lo mereces

Pero no soy como tú, de tu calaña,
más que odio me inspiras lástima
los que son como tú terminan solos
sin amor, sin perdón, sin fe, sin compañía

Tus románticas palabras  las detesto;
de un solo bocado te las haría tragar;
me cansé de ti, también me das miedo.
Mejor es dejarte en la basura, ahí  es tu lugar