jueves, 1 de marzo de 2012

EL AYER


Y allí entre noches de coral y estrellas
volvimos a sentirnos, a pertenecernos
bebiendo de nosotros el cáliz del amor,
de cada gota de nuestros poros,
con besos hambrientos mordimos el presente
con caricias exploramos más deleite
con suspiros que se desvanecían en el goce
nos buscamos...

Y fuimos dos extraños para amarse,
para descubrirnos nuevamente,
venciendo la frontera del tiempo,
nos abrazamos al naciente deseo
reviviendo en cada mirada, en cada beso,
aplacamos esa sed de poseernos otra vez,
sumergidos en nuestro mar desatamos la locura
nos poseímos...

El amanecer rasgó nuestro lecho…
uno junto al otro nos descubrió la mañana
tu piel gritó en mi piel otro desenfreno de placer,
apresurando esos minutos que escapaban
saboreamos en la delicia de otra entrega
el sabor de la carne y del pecado
nos amamos...

Allí entre sábanas y caricias dejamos dormido al amor
tus manos me asieron a tu cuerpo tiernamente
yo oculté en mis ojos el dolor de volverte a perder,
tú me robaste ese último beso
nos dijimos adiós para morir en el ayer...
y sin decir más nos separamos...