lunes, 12 de marzo de 2012

DONDE LAS LÁGRIMAS NO LLEGAN



1 comentario:

Anónimo dijo...

Realmente precioso, me quedé sin palabras y me rodaron lágrimas al leerlo. Me conmovió el final: "Sin ti he muerto ya dos veces..." Ciertamente el amor puede herir tan fuerte como la partida final.