jueves, 1 de marzo de 2012

DESDE LA SOLEDAD



Desde la soledad te llamo mas no vienes 
estático en la historia permaneces,
en el tiempo que nos vio amarnos tantas veces,
en ese tu adiós que resume tantas muertes.

Desde el sueño te invoco por las noches
alumbradas de estrellas y reproches,
¡cuántas veces te hablé de mis amores!,
¡cuántas callé mis sinsabores!

Desde el llanto te traigo por las calles
rumiando a solas mi dolor de ayeres,
ayer fuiste el todo y hoy no eres
¡porque jamás me quisiste ni me quieres!

Desde el anhelo te siento como hieres,
con tu ausencia, tu olvido y tus desdenes,
sin tu amor, sin tu regreso, tanto dueles,
¡que aun dormida soñándote no vuelves!

Desde el olvido te evoco sin rencores
en este infinito de pálidos amaneceres,
en la lágrima que muere con las flores,
en el sol que se duerme con los atardeceres.

Desde la vida vas por mis eternidades
como el vuelo silencioso de las aves,
como el mar furioso en tempestades,
así va tu recuerdo partiéndome el corazón en dos mitades