jueves, 19 de mayo de 2011

EL PERDÓN




Perdonar es de humildes y es de grandes,
es saber reconocer que estamos equivocados,
es poder hacer nuestro orgullo a un lado;
perdonar es arrancarnos la altivez, la soberbia
y olvidar sinceramente los rencores pasados.

Pedir perdón a Dios es lo primero 
para que El nos perdone
y seamos capaces de perdonar luego.
Quien sea capaz de llevar en sus labios
esa palabra que nos cuesta aprenderla,
nunca tendrá un corazón duro,
pedir perdón y perdonar nos hará buenos seres humanos.

Pedir perdón engrandece el corazón,
porque es humillarse, no arrastrarse,
ante el amigo que ofendimos,
pedir perdón se hace difícil
cuando dejamos que el tiempo pase
y la grieta del rencor se hace grande.

Que el orgullo no nos separe de nadie,
que no se nos haga demasiado tarde,
para correr con los brazos abiertos,
y dejar que las lágrimas escapen
cuando con un murmullo aflore
de nuestros labios la palabra contenida
Perdón....perdóname

Tanto tenemos para perdonarnos,
porque al fin todos somos iguales,
con los mismos odios, las mismas pasiones,
Perdonar a quien nos destrozó,
a quien volvió un infierno nuestra vida.

Perdonar y olvidar deben ir juntos
si no sabemos cómo hacerlo
que solo mirar el crucifijo nos baste;
oigamos al Señor Jesús decir:
"Padre perdónalos, porque no saben lo que hacen"

2 comentarios:

Vicky E.Durán dijo...

Hola María José. Me encanta esta reflexión que haces sobre el perdón, es completisíma y lo que mas me gusta es ese cierre que le das, dejando de manifiesto que debemos imitar a Dios en su amoroso perdón!... un beso amiga, gracias por compartirlo.
Vickie

Maria José Acuña Belaustegui dijo...

Gracias Vickita, pues sí,quien más que el Señor puede enseñarnos a perdonar? O como San Esteban que en el momento de ser lapidado le dijo a Dios "Señor perdónales este pecado", muchos santos tambien pueden enseñarnos sobre el perdón, se que es facil decirlo y difícil practicarlo sobre todo aquellos que han sufrido la desgracia más grande de manos de sus enemigos. Besos y perdona tanta lata, jajajaja