viernes, 2 de abril de 2010

FELIZ SEMANA SANTA




LES DESEO A TODOS UNAS FELICES PASCUAS DE RESURRECCIÓN. QUE EL SEÑOR JESÚS LOS BENDIGA E ILUMINE SUS CORAZONES CON FE, AMOR Y ESPERANZA. 

Semana Santa es para los cristianos 
días de reflexión, que nos recuerda 
como Jesús padeció y murió en la cruz, 
para la redención de nuestros pecados, 
para señalarnos el camino de la salvación, 
y su promesa de Vida Eterna. 

El dio su vida por todos, 
porque “no hay amor más grande 
que dar la vida por sus amigos”. 
El vino al mundo para darnos la Vida 
para salvarnos de la muerte que es el pecado, 
y nosotros ¿cómo le pagamos? 

Cuánto cuesta renunciar a nosotros, 
a ofrecerles pequeños sacrificios, 
a evitar los excesos de sexo, de comida, de alcohol, 
a odiar la violencia, a sembrar la paz, 
a juzgar menos al prójimo y a perdonar, 
a hacer algo por los demás, 
a decir una plegaria o hacer reflexión, 
ni siquiera somos capaces de hablar de Dios 
a los niños, a los jóvenes, a nuestra familia 
para que encuentren la fe. 

Cuánto más nos cuesta creer, 
creer que existe el Amor de Dios, 
el perdón y la redención, 
como Tomás somos cristianos 
que necesitamos ver para creer, 
que no nos basta leer el Evangelio, 
para creer que Jesús está aquí. 

No somos cristianos por llevar una cruz, 
por echarnos agua bendita o ir a misa; 
somos cristianos también por la obligación 
que tenemos de anunciar la Palabra, 
de amar a nuestro prójimo más que a nosotros, 
amigo o enemigo, porque en ellos vive Dios. 
de seguir el ejemplo de Jesús, 
de practicar más con las obras que con la prédica. 

¿Qué lugar ocupa el Señor en nuestro corazón? 
Le damos espacio a esas tonterías, 
a la televisión, al Internet, a las vanas lecturas, 
a los paseos, al culto de nuestro cuerpo, 
a tantas superficialidades que nos dejan 
solo un vacío, un vacío de Dios. 

Y cuando toca a nuestra puerta 
el sufrimiento, la enfermedad, la angustia, 
entonces sí nos preguntamos ¿dónde estaba Dios? 
¿Dónde estaba Dios cuando lo necesité? 
¿Y dónde estábamos nosotros, 
cuando debíamos rezar, agradecer, 
aceptar que sin El no somos nada. 
Dios está en cada uno, y no somos capaces 
de verlo, ni de oírlo, ni de amarlo. 

Mas el Padre siempre muestra el camino 
para volver, para pedir perdón, 
confesar nuestras faltas y recibir a Jesús 
ofrecerle un hogar en nuestro corazón, 
creyendo como hombres de fe 
que Nuestro Señor Jesucristo 
resucitó y está VIVO, que estará con nosotros 
con su Amor y Misericordia 
hasta el fin de los tiempos. 

2 comentarios:

Guirroma dijo...

majito,poco puedo decirte,solo que te admiro amiga querida y pido a JESUS RESUCITADO TE BENDIGA

Maria José Acuña Belaustegui dijo...

Gracias Guillito, espero que hayas tenido una linda Semana Santa en paz y amor, DTB , besos