lunes, 9 de noviembre de 2009

RAMA SECA


Cómo sobrevivir a este vacío 
a este cristal transparente y espectral 
donde no se dibujan tus manos 
al vuelo arrojando un beso. 

Solo yo me pregunto y me respondo 
porque estoy más sola que tú, 
porque el silencio me obliga a callar, 
porque es la nada lo que quedó de mí. 

Yo sin ti, ¿que puedo ser? Quizá… 
una rama seca sacudida por el viento, 
un árbol desnudo esperando el invierno, 
que más podría ser, sino eso? 

Y el tiempo se va... maldito tiempo, 
que siempre me está dejando atrás, 
que todo se lo lleva menos la realidad, 
tiempo de renuncias y de adiós.
 
Tú sin mí seguro que más feliz, 
tu huerto verde de olivos y blancos almendros 
en tus horas no quepo, ni piensas 
que del otro lado del mar yo te sueño. 

Pero voy sobreviviendo a medias 
con esta cruz encorvando mi espalda 
que son los años, los remordimientos 
y mil penas más que trae el río. 

En esta orilla me he quedado 
viendo como se alejaba tu vida 
en este frío de desamor, sin ti… 
como rama desnuda y seca en el desierto.


3 comentarios:

Vicky E.Durán dijo...

Hola María José
Encantada de leer este escrito tuyo que revela esos momentos de vivir la ausencia como una rama seca, muchas veces se siente el alma así, como una agonía, como sentir que el tiempo no tiene misericordia de uno... realmente conmovedoras letras y no me queda mas que felicitarte.
Un beso
Vickie

Pinocho dijo...

No es facil toparse con la sencillez, de repente te extasia y contigo se da el caso.

Un saludo poetisa.

JOTACET dijo...

-QUERIDA MAJO: ERES UNA RAMA APARENTEMENTE SECA, PERO ESCONDEDORA DE INNUMERABLES BROTES QUE EN CUALQUIER MOMENTO SE ABREN EN FLOR. TOMATE UNOS MATES, ESCUCHÁ UNOS TANGOS, Y NO NOS PONGAS TRISTES...¡DALE!
BESOS DESDE BUENOS AIRES
JOTACET