miércoles, 24 de septiembre de 2008

JUGLAR DE VIENTOS


Amado, llegará pronto el otoño 
al huerto que te espera al atardecer, 
y mis ojos quieren seguirte con la luna 
mientras van cayendo las hojas doradas 
crujiendo de nostalgia por verte llegar, 
por sentir la caricia de tus manos curtidas 
por oir la cercanía de tus pasos. 

Antes que el invierno congele el rocío 
deberás volver mi poeta campesino, 
a dejar con tu mirada el verso de tu alma 
que yo estaré esperándote también 
como un capullo esperando renacer, 

Así te quiero mi juglar de luna y siembra 
regalándome el trino de las aves entre las ramas, 
y la última flor que marchitará el otoño, 
así te espero entre los secos pastos de tu huerto, 
el que tantas veces me dibujas con tus sueños, 
el que es tan pequeño pero tan nuestro. 

Al almendro desnudo ahora de sus hojas 
déjale tu recuerdo para mí 
que él abrigará entre nosotros una esperanza, 
un sueño de amor, un pasado latente 
que pudiera florecer en un beso pecador, 

Juglar de mi amor, de mi tristeza, 
cántame hoy tu melodía otoñal, 
que desde este horizonte pintaré tu terruño 
de almendros y nogales desnudos, 
que se mecerán con la rosa de los vientos, 
de la lluvia que cae en el valle, 
juglar de mi lejana Cataluña, 
de añoranzas escríbeme tu verso, 
de ese amor que nunca nacerá.

No hay comentarios: