jueves, 29 de mayo de 2008

TELARAÑAS





3 comentarios:

ph dijo...

Hermoso..hermoso..dentro de la tristeza de tus versos..pero nada esta perdido..aun hay esperanza de un retorno..asi lo siento..de una vuelta de la vida...mientras haya vida..
Me ha gustado mucho..lo siento asi..por momentos me he visto reflejado..gracias por tus versos poeta..
Te seguiré leyendo..

Maria José Acuña Belaustegui dijo...

Gracias amigo/a por tu visita, y por tus palabras alentadoras, espero tambien poder visitar tu blog, un abrazo Ma.José

Palbo dijo...

El discípulo estaba ocupado mezclando diferentes tipos de yerbas.

-¿Para qué mezclás la yerba? -preguntó el maestro.

-Porque no quiero acostumbrarme al gusto de ninguna -respondió el discípulo.

-¿Y cómo vas a hacer para no acostumbrarte al gusto de la mezcla?

El discípulo se iluminó.