lunes, 4 de febrero de 2008

UNA VEZ...UN ALMENDRO...


En ese almendro que florece 
allí quisiera mi corazón dejar 
bajo su frondosa copa 
sembrar tu recuerdo y mi sueño; 
cuando lleguen las lluvias 
brotará mi amor entre las flores 
que tus manos recogerán 
cuando tú vayas a sembrar. 

Allí quisiera quedarme deshojando los pétalos 
cuando llegue el tiempo de sembrar 
después que el otoño se lleve la tristeza; 
al atardecer esperar el rocío 
que cubrirá el verde del huerto... 
al alba te esperaría mi corazón 
mezclado entre rosas y setas. 

Como ese viejo árbol volvería a nacer 
bajo el azul mediterráneo de tu pueblo 
retoñando desde antiguos besos 
extendiéndome entre sus ramas 
colmaría tu huerto de flores rosadas 
y sentiría tus pasos al volver... 

Como una vez te amé...así te sueño 
bajo la sombra de un almendro 
cerrando las puertas del olvido 
entre el hoy y el ayer te amaré, 
venciendo las horas que se lleva el tiempo 
así no vengas te esperaré... 
derrotando con gritos el silencio, 
invocaré tu nombre a la luna 
para que me sepas a tu lado. 

Ven al huerto amado...ven 
a la tierra verde de almendros y olivos 
ven a sembrar tus sueños de poeta y campesino, 
ven a curtir tus manos bajo el sol 
arando la tierra del mañana 
ven...a dormir bajo mi sombra 
cuando te venza el cansancio 
cuando la soledad vuelva a tu vida 
y sabrás que desde un almendro 
sigue brotando mi amor en primavera 
por ti solo por ti...

No hay comentarios: