jueves, 5 de julio de 2007

JIRONES


2 comentarios:

Ana R dijo...

Una ausencia a la que sucumbe el día.Y sin embargo, se abre a la esperanza...Me gusta.

Un placer, la ectura.Saludos

Maria José Acuña Belaustegui dijo...

Gracias querida Ana por leerme, es un gusto tenerte aqui, un abrazo Ma.José