jueves, 26 de abril de 2007

ARROPADO EN EL SUEÑO


No dejaré de soñarte en mi seno,
aunque hoy tenga los pechos marchitos y resecos,
cada día te inventaré un nombre,
le pondré color a tus ojos,
sentiré tu piel suavecita y toda la ternura se desbordará,
esa ternura de madre que ahogo en silencio,
y que sin saber por qué la vida me negó.

No dejaré de acunarte hijito mío,
de consolar el llanto de tu despertar,
de levantarte de la cuna para darte de mamar,
no podré jamás renunciar a mecerte
en estos brazos fríos de soledad;
así me derriben los años, de este sueño nunca te irás,
te arropará suavemente mi melancolía

y entre soledades te volveré a llamar,
te añorarán mis pechos vacíos de leche para calmar tu hambre
te esperarán mis brazos para dormirte con mi arrorró

Cuántos eternos segundos murieron sin vivirte,
sin verte crecer en mi vientre, sin parirte a la luz y bendecirte,
sin cambiarte los pañales, sin verte corretear por ahí,
sin oír tus primeros balbuceos diciendo mamá
¡Cuánto se llevó el tiempo!
Qué vacía y larga se hizo esta vida sin ti…

Quisiera sentir en mis entrañas tus pequeños latidos,
pero solo me queda la aridez de la ausencia;
al acariciar mi vientre las lágrimas se secan
en el desierto de mi alma… hoy estoy totalmente vacía
las cicatrices se cierran sobre mis entrañas.

Arropado te llevo conmigo siempre mi pequeño,
te abrazo a mi cuerpo meciéndote con mi dolor;
antes que me cubra otra vez la tristeza
quiero despedirte con otra alborada,
gimiendo de desamor antes de despertar,
una cuna vacía se desvanece en la bruma del sueño...


1 comentario:

FERNANDO dijo...

!!! hola maria jose !!!

waoooo

Está increiblemente bello lo que escribiste a pesar de la tristeza que encierra; pero de ese sueño que en sueño ha quedado, el amor inmenso e intenso lo transmites entre quienes re rodean

eres grande y te admiro cada día más

besosss