jueves, 1 de marzo de 2012

MIRA ESA CRUZ



Cuando sientas esa desesperanza,

cuando sientas ganas de quejarte por todo,
cuando no encuentres un sentido a tu vida
cuando la soledad se haga inseparable
cuando creas que nada vale la pena
cuando la oscuridad reine en tu alma,
cuando ya no creas en nada ni en nadie,
cuando pienses que todo está perdido
cuando te sientas huérfano de cariño
cuando no tengas amigos
cuando tengas los ojos secos de llorar
cuando nada te conforme
cuando pienses que eres tú quien solo sufre
cuando tengas hambre, cuando tengas frío,
cuando estés enfermo
cuando sientas en tu corazón ese vacío
cuando te encuentres hundido
cuando hayas caído en el abismo
cuando la fe te abandone...

...Mira siempre esa cruz que está sobre tu cama,
es el Señor que dice tu nombre, que te ama
que llevó su Cruz hacia el Calvario
que soportó humillación y vejaciones
que fue traicionado y entregado
que sufrió en su carne latigazos
que llevó en su cabeza una corona de espinas
que convirtió su cuerpo en llagas
que fue el oprobio de todos
que recibió golpes y escupitajos
que recibió burlas y rechazo
que fue abandonado y negado
que fue Dios sufriendo como un hombre
que perdonó a quienes lo crucificaron
que murió por ti, por mí y por todos

...Mira esa Cruz cuando tu corazón lleve un pesar,
y abrázate a Jesús que El te consolará,
recogerá tus lágrimas, aliviará tu enfermedad,
será tu mejor y fiel amigo
nunca te mentirá ni te traicionará,
solo te pedirá que creas en El,
porque El es Camino, la Vida y la Verdad
mira esa Cruz que en ella está el Amor
y carga tu propia cruz acompañándolo,
dando ese amor que hay en ti a los demás,
ofreciendo pan y abrigo a quien puedas dar,
aceptando día a día su Voluntad,
viviendo con alegría desde tu despertar,
perdonando a quien te haya ofendido

Amar... amar... amar... es su Palabra
cuando veas esa Cruz de madera o de plata,
de hierro, de arcilla o de plástico,
de cualquier manera es el Señor que te llama,
que te bendice desde las Alturas,
que te da amor por tu indiferencia,
que te perdona cualquier ofensa
es Jesús nuestro Señor que no te olvida
que te protege siempre bajo sus pies
que te da la paz, la misericordia y la fe
que nunca te abandonará
que borrará de tu alma el pecado
que no te obligará jamás a seguirlo
pero te abrigará igualmente con su manto
que te ofrecerá después de la muerte
la salvación y la vida eterna
es solo tu decisión, quieres aceptarlo?