jueves, 1 de marzo de 2012

LIMOSNERO


Te vi allí parado
en la puerta de la Iglesia
extendiendo tu mano
de andrajoso y pordiosero.

Apenas entraste casi con miedo
como vergonzoso de pisar el suelo
para llorar tus migajas
de este día dominical.

Casi nadie volteó a mirarte
porque no se dieron cuenta
que eras tú el elegido
el preferido del Señor.

Me dio tanto dolor contemplarte
verme yo perfumada y bien vestida
mientras tus harapos olían
a hambre, suciedad y muerte.

No hubo misericordia
ese domingo en la Iglesia
no vieron detrás de ellos
la miseria y la pobreza.

Ten piedad tú de nosotros limosnero
de este mundo que carga un corazón tan duro,
nosotros comiendo hartos en la mesa
tú hurgando en la basura para comer inmundicias.

No puedo hoy hablar de sueños
cuando tú padeces cerca
viviendo hasta que mueras
tu cruel destino mendigo.

¿Cómo puedo dormir yo entre sábanas limpias,
mientras tú duermes sucio en la acera
entre polvo, cartones , y piedras
y los periódicos te sirven de cobija?

Eso y más pensaba antes de empezar la misa
mientras tú seguías de pie
rezando a la Cruz y a la Inmaculada,
nadie te vio cuando te persignabas.

¿Quien se acordará de ti
pordiosero de mis calles?
¿Quien sabe si volveré a encontrarte
con tu bolsita de plástico y tus latas?

Tal vez no eras mendigo,
¿y si fuiste un ángel que Dios
nos envio para mirarnos?
¡que indiferencia que habrá encontrado!

Hoy ante tus ojos me vi miserable
tú sufriendo padeceres, yo con comodidades
yo quejándome de nada y tú sin nada que comer
¡debería haber corrido a besarte los pies!

Nadie te vio cuando rezabas limosnero
quizá para pedir un pan que caiga del cielo
o un techo de paja o lata
que te proteja de la fría noche o de la lluvia.

Hoy te vi parado arrinconado en la Iglesia,
me alcanzó para darte unas monedas
pero en tus ojos brilló la gratitud de tu pobreza,
tenías unos bellos ojos que me miraron piadosos.

Me regalaste al partir tu angelical sonrisa,
con un "gracias señora" , "Dios se lo pague amiga"
desapareciste de pronto en el bullicio de la gente
Limosnero ¿quien sabe si volveré a verte?