jueves, 1 de marzo de 2012

LAS HORAS TRANSCURRIDAS




El corazón ese viejo baúl de nostalgias
va marcando las agujas
de las horas que pasan, de las horas que faltan

¡Cuántas horas se habrán ido
rememorando las horas
que perdimos de amarnos!
¡Cuántas horas se quedaron atrapadas
contando el transcurrir del tiempo de mis días!

Quien pudiera regresar a aquella triste tarde
en donde los dos llorábamos
sabiendo que no volverías,
y te vi hora tras hora desintegrarte en el tiempo
quedando solo tus ojos iluminando el recuerdo.

Después las horas fueron días,
después fueron diez años
y el corazón tan necio te seguía recordando.

¡Cuántas horas que se fueron
soñando tu regreso,
primero se volvieron años
y después toda una vida!

Y aquí me tienes contando
las horas transcurridas
con este corazón que no se cansa
de esperarte todavía
¡pensándote cada hora, amándote en la poesía!


No hay comentarios: