jueves, 1 de marzo de 2012

EL BUEN LADRON


Inspirado en el novela "El declive y la cuesta de Mercedes Salisachs 

"... Jesús, acuérdate de mí cuando llegues a tu Reino.Y le respondió: En verdad te digo: hoy estarás conmigo en el Paraíso"Lc 23,39-43

Cuán difícil nos es comprender y aceptar el perdón
porque va más allá de nuestra esencia humana
porque endurecemos nuestro corazón con la soberbia
porque nos olvidamos que existe un Dios que nos perdona

Perdonar el odio, la violencia, la injusticia
perdonar el crimen, la maldad, la mentira
perdonar las ofensas, los insultos,
perdonar a los otros, perdonarnos a nosotros mismos
no nos bastaría una vida para aprender a perdonar

"...perdona nuestras ofensas como tambien nosotros
perdonamos a los que nos ofenden..."
así Dios nos enseña en la oración y no entendemos.

¿Cómo entender el perdón si no nos acercamos a El?
solo con la fe encontramos las respuestas
mirando la cruz que nos observa, que nos guía
que nos recuerda nuestras caídas
que nos llama a nacer cada día

¿Cómo entender el perdón?,
solo viendo a Jesús clavado y desnudo en un madero
crucificado como un reo entre dos reos,
sediento de amor, de misericordia y de almas,
El que es Dios se hace oprobio entre los hombres
para que la humanidad reciba de su sangre derramada...
el bautismo del perdón...
perdónanos Señor...

Cuánto nos cuesta aceptar que en la Cruz está la salvación
que sin dolor no tiene sentido vivir
que después de la muerte hay vida eterna
que Dios nos ama aun más en las flaquezas
que su Amor no exige recompensa

Para todos nosotros hay redención
desde el más bueno hasta el más pecador
así como Dimas llamado el buen ladrón
que murió con Jesús en la crucifixión
ese criminal que halló en la mirada de Jesús el perdón

Porque para Dios el perdón no tiene alcance
solo basta arrepentirnos, reconocernos pecadores
porque sin arrepentimiento somos otros criminales
sin humildad, sin conciencia, sin temor de Dios
muriendo en nuestra culpa, solos en nuestra aflicción

Y el buen ladrón es un ejemplo de conversión,
a las puertas de la muerte Dios se le reveló
encontró en Jesús el Verdadero Amigo
cuando abrió su conciencia a la luz divina,
el Señor olvidó todos sus delitos y lo perdonó

Pidamos también como el ladrón arrepentido
reconociendo ante El nuestras miserias
y sintiéndonos merecedores de su Amor...

Acuérdate de mí Jesús desde tu Reino...
así las puertas del Cielo quedarán abiertas
donde el Señor nos espera.



No hay comentarios: