jueves, 1 de marzo de 2012

DESAHOGO


Amaste tantas veces corazón ¿aún recuerdas?
diste tanto de ti a otros amores que mira como te dejaron,
solo en tu amargura, como un niño desnudo y hambriento
ante un mundo implacable que no sabe de amor.

No me mires a mí que no soy la culpable,
ni busques en mis ojos desahogo a tu tristeza,
aún te falta tanto por recibir de la vida
que mejor ahorra tu llanto al próximo dolor.

Quizás estés cansado de habitar en mi cuerpo,
de agotar tus fuerzas en cada amor que llega
pero ¿en qué ser hallarán tantas pasiones
y en quien te amarán tanto como te amaron en mí?

Perdona corazón viejo amigo de penas
que en esta hora ingrata te vuelva a hacer llorar,
que como otras veces te desgarre mi añoranza en el verso
y te regrese al suplicio de volver amar.

Estás solo corazón, estás tan solo
y yo a tu lado más sola todavía
como una niña desnuda, hambrienta de amor.