jueves, 1 de marzo de 2012

CREER


Creer se nos hace cada vez más difí­cil
cuando nos rodean la injusticia y la pobreza, 
cuando vemos a nuestro lado tanta miseria, 
cuando mueren tantos niños y mujeres en la guerra; 
se nos hace cuesta arriba llevar esta fe 
que se tambalea entre las dudas y la desesperanza, 
es difí­cil para algunos creer que hay un Dios arriba 
ese Dios que a pesar de todo nunca nos olvida, 
a quien mucho pedimos pero poco agradecemos; 

Ese Dios que ama a todos, malos y buenos, 
ricos y pobres, creyentes o incrédulos 
y nos cuesta creer porque no lo vemos, 
porque no lo sentimos, porque no lo ve­mos 
sin pensar que está en nosotros muy escondido; 
pero somos tan ciegos que no podemos verlo; 
para cada quien tiene el Señor un lugar, 
porque cada uno de nosotros somos para El algo especial 

Creer es un gran reto en este siglo de cibernética, 
donde gobierna más la mentira que la verdad, 
donde los políticos son los dueños del mundo, 
donde el aborto y la eutanasia son una fácil solución, 
donde impera el consumismo y el materialismo, 
donde importa el "yo"y nada más, 
donde parece que Dios ya no tiene lugar, 
solo si hace falta corremos a llamarlo 

Creer es esa pregunta que siempre nos haremos 
pero no es tampoco cuestión de decir creo, 
sino de mantener viva esa llama, esa lucecita que ilumina tu alma 
aunque digas creer a tu manera, no importa... 
Dios querrá siempre estar allí­... 
muy cerca de ti tocando la puerta de tu corazón por si quieres abrirle 
y sin oraciones repetidas o aprendidas 
con tu voz también podrás hablarle.... 
de tus problemas, de tu cansancio, 
de tus fracasos, de tus enfermedades, 
de tus miedos, de tus sueños... 
de esa soledad, de ese vací­o que no cubre nada ni nadie 
y verás que hallarás en El a tu mejor Amigo 

Creer no es fácil en este mundo absurdo, 
donde nadie cree en nadie, donde juzgamos con facilidad, 
donde condenamos antes de juzgar... 
donde valen más los insultos que una palabra amable, 
donde nunca se paga bien por mal, 
donde el rencor y la venganza son más fuertes que el perdón, 
donde la palabra de Jesús está fuera de moda, 
donde parece que todo está perdido... 

Entonces se pregunta uno.... 
¿para qué creer? ¿en qué o en quien creer?
Pero allá sigue Dios, esperando que vayamos a su encuentro,
porque El sí­ cree en nosotros, a pesar de todo
porque nos ve así­....como nos hizo...humanos...
dando traspiés y levantándonos,...
buscando respuestas a nuestra fe.... mas...
aunque distintos sean nuestros Credos,
tenemos el mismo Cielo y un solo Dios para amar.

No hay comentarios: