jueves, 1 de marzo de 2012

CIZAÑA



¿Qué te importa el pasado de tu prójimo, 

que vas por ahí gritándolo impíamente?
ya sabes que no es por predicar no soy profetisa,
apenas una poetisa que lleva cocidas 
las cicatrices de un ayer

Tan solo vengo para que sembremos juntos
un arado de versos en nuestro huerto
semillas de bondad, de ternura y alegría
cortando la cizaña que nos crezca en el alma

Te oí hablando mal de aquel que vive allá
pero no lo injuries, ni lo calumnies
ni mucho menos ventiles su mala fama
recuerda la parábola del Buen Maestro
y no te hagas un camino condenado al infierno
donde será el llanto y la desesperación

El mal que sembremos retornará a nosotros
y ni tu, ni yo, ni nadie lo detendrá entonces
desconsoladamente recordarás la cizaña
que sembraste y como has de llorar

Sembremos... que aún nos queda tiempo...
en el verde campo de nuestros corazones
las pequeñas semillas del amor cristiano
que crecerán día a día en un amor fraternal.

No hay comentarios: