jueves, 1 de marzo de 2012

AMÉMONOS



Hazme tuya amor que me estoy muriendo,
sin pensar en el hoy ni el mañana,
bajo un cielo de estrellas y quimeras
robando las delicias de la noche
hasta que llegue el día.

Hazme perder la razón y la vergüenza
y dame a beber de tus caricias,
sembrando en mi piel tus dulces besos.
Hazme saber cuánto me quieres
y quédate en mis huesos y en mi sangre,

desnudemos al amor con nuestros ojos
ahogándonos en los lagos del deseo,
y quebremos el silencio con gemidos
en la entrega total de nuestros cuerpos.

No me dejes amor con estas ansias
de descubrirnos, de sentirnos, de devorarnos,
si tú sabes que te quiero, para qué negarlo,

te esperaré siempre amor, para poder amarnos .