domingo, 5 de julio de 2015

CLAMOR


Podrán matar de hambre a este pueblo,
quitarnos la harina; el azúcar y el pan
El aceite; el café y el papel toilette
El shampoo, el jabón y el desodorante
la carne; la leche y la mantequilla;
podrán hacer de este país un burdel
podrán querer dejarnos sin nada,
podrán robarnos la mitad del salario
dejarnos sin medicinas; sin hospitales..

podrán robarnos la libertad;
podrán ponernos en una cola
donde la gente muera para comprar;
podrán tratarnos como a esclavos
podrán callarnos la boca a todos
para que nadie diga la verdad;
podrán con gritos meternos miedo
podrán el prohibirnos viajar
y meter a todo el mundo preso
a los que no opinen igual

Podrán torturar; violar y asesinar,
podrán todo eso y mucho más;
podrán hacer lo que les de la gana;
podrán negar que hay dictadura
podrán querer tapar el sol con un dedo,
podrán pensar que son los dueños
podrán robarse los votos
con el mismo Consejo electoral;
pero que un pueblo no se rinde
eso algún día todos lo sabrán
que hay un Dios en el cielo
para hacer justicia a su pueblo

Entonces las voces gritarán
¡Libertad! ¡Libertad! ¡Libertad!
Con júbilo alegría y emoción
las cadenas se romperán
la mentira sera vencida
la verdad al fin triunfará.
No durará la tiranía toda la vida;
este éxodo llegara a su término
Dios no es sordo al clamor
del llanto; de las oraciones
Dios oye el clamor de su pueblo
que es tratado con injusticia; con desigualdad
con violencia; con indiferencia

Solo nos pide tener paciencia
y que con mucha fe luchemos
y con esperanza sobrevivamos
porque no hay mal que dure cien años
Todo tiene su principio y su final...

Podrán seguir matándonos con el hampa;
con la inflación diaria; con la devaluación
con la miserable pensión que nos dan
podrán quitarnos el pan de cada día
Ya nos han quitado casi todo

Pero no podrán hacernos besar el suelo
No lograrán que nos inclinemos
no podrán quitarnos la memoria
no nos harán cambiar de credo
y no podrán lavarnos el cerebro
ni se llevaran a nuestros hijos
ni nuestros sueños ni la dignidad
ni estas ganas de llamarnos pueblo

De salir a las calles a marchar
de tocar cacerolas; de cantar
"Gloria al bravo pueblo
que el yugo lanzó
la ley respetando la virtud y honor"
De volver a izar nuestra bandera
De volver a llamarnos: Venezuela