miércoles, 30 de abril de 2014

SABOR DE OLVIDO

Tranquilo, que nadie va a saber corazón, de este dolor que nos está partiendo en dos. Sólo sabes que todavía lates en el pecho de esa mujer que soy yo. Nadie entenderá lo que estamos pasando. Hoy nos sentimos perdedores, pero hemos perdido una batalla, no la guerra. Siempre habrá motivos para continuar. Quién puede saber lo qué es perder un gran amor, el Amor de tu vida, el que alimentaba el alma de ilusiones, de esperanzas. Ese amor que no sustituirá ningún otro amor; que como era como el oxígeno que necesitaba para vivir. Tú y yo corazón lo sabemos, quisiéramos gritar al mundo, al viento, al mar, a quien sea, que tu amor vive más que nunca y no quiere morir. Para arrancártelo tendrían que arrancarme la vida.  ¡Ay dolor! ¿por qué no desaparecerás? ¿Por qué cuesta tanto olvidarlo? Así como él me olvidó. Si él fue el motivo y la razón de tu vida, ¿qué harás con esto que te queda?; sí, él se fue sin explicaciones, sin sentir piedad, si él no sufre como yo, inútil es que llores corazón mío, inútil es que te ahogues en tus lágrimas.

Recordar es lo que queda, los mejores momentos, la primera mirada, el primer beso, las primeras caricias; esos recuerdos nada ni nadie me lo puede robar. Que nadie venga a juzgar lo que sentí, lo que fue nuestro; de ese amor nadie puede hablar; nadie puede culparme, del pasado llegó y al pasado volvió. Fue un renacer y un volver a morir. ¿Por qué? Sabrá Dios. ¿Fue destino, fue casualidad, fue una bendición o una maldición.? Esa respuesta quizá no la tengas nunca. Hubiera querido conservar en mis labios el sabor de su último beso. Ese beso que no se dio. Que ardientemente soñé día tras día. Ese que esperé y anhelé a través del tiempo, pero solamente me quedó en la boca un sabor a olvido, a rechazo, a desamor. ¡Cuánto anduvimos corazón! en este camino, más desolado que antes. Sí, lo perdí, antes de tenerlo, lo volví a perder. Antes de que pudiera darme cuenta ya no estaría conmigo. Cuando lo volví a ver, después de que el pasado lo regresara, sentí que había estado muerta, que al sólo mirarlo, la sangre había vuelto a correr por mis venas; tocar sus manos, sentir el temblor de su cuerpo; ahí estábamos los dos, mirándonos, sin saber aún que sería el principio y el fin de todo. 

No, no voy a llorar...él no me verá llorar su abandono. El no podrá saber jamás que su adiós fue una puñalada mortal. El te negó toda posibilidad de esperanza, cerró las puertas de su corazón, te dio la espalda. Quisieras odiarlo corazón, pero puede mucho más el amor que late, que sufre, que te desangra, y no sabrá que lo amo, que lo amaré, no lo sabrá...nunca... Mañana volverá a salir el sol, la lluvia, la luna y las estrellas, verás corazón, que la vida sigue, aunque tenga que levantarme, no me quedará otra salida que seguir viviendo, porque así por dentro esté así, apagada, hundida, desesperada, debo seguir el destino que me toca. Del otro lado del túnel habrá alguna luz que ilumine esta oscuridad que él dejó ahora.  Perdiste el amor, o el amor te perdió a ti, o ambos nos perdimos. ¿Y qué más nos queda que continuar?  ¿Qué me espera más allá? Ahora no lo pensaré. Hubiera querido que la vida se detuviera allí, en ese instante que lo reencontré y se volvió a alejar. Esos instantes que duraron una noche, minutos, segundos. Quisiera gritar de rabia y de dolor, ¿contra quién podría pelear, insultar, golpear, para soltar esta impotencia que me carcome el alma? ¿Contra la vida? ¿Contra Dios? ¿Contra mí misma? ¿Contra el que causó todo este dolor en vano? Contra nadie puedes corazón. Únicamente podría dar  golpes en el aire, porque solamente estamos tú y yo para morir o continuar.

El se fue, sí, te lo repetirás mil veces para convencerte, comenzaré a tejer sus ausencias en la lejanía, pero aún queda un pequeño consuelo, él fue mío, siempre fue mío y seguirá siendo mío. Esto que siento, que se me sale del pecho, que es lo más grande, lo más sublime, ni siquiera él me lo puede quitar...Me voy, vuelvo a mi realidad, pero llevándolo conmigo. No, no vuelvo vencida, ni perdedora, regreso sola,pero teniéndolo dentro de mí. Tal vez, fue él quien perdió más...Tengo que tomar el tren, el último tren, el que me llevará de su lado. No se puede asegurar que nada sea definitivo. Regreso a mi punto de partida y tú,  corazón, aún no estás marchito, no te niegues a nada. Será un retorno hacia mí misma, volveré de un mal sueño..."la renuncia es el viaje de regreso del sueño..."* y tú y yo, corazón, renunciamos, a lo que no pudo ser, ¿por qué? No lo preguntes. Llevaremos el mismo equipaje que nos trajo, fue un hola y un adiós al encontrarlo; hoy no habrá despedidas,  me llevo nada más que el anhelo de su beso ausente y en mi boca un amargo sabor de olvido...

lunes, 28 de abril de 2014

LA BALA - CUENTO POLICIAL - CAPÍTULO I


DÍA UNO

Ese día se levantó temprano, el patio trasero estaba repleto de hojas; cada mañana era la misma rutina. La muchacha abrió la reja negra, fue al cuartito que estaba junto al lavadero, agarró el cepillo, la pala, las bolsas y comenzó su labor. Hojassecas, ramitas, alguna palma que el viento fuerte había arrancado; después limpiarìa los canteros que estaban al borde de las benditas hojitas, flores marchitas, pero para eso utilizaría guantes de goma, porque las hormigas negras mordían con fiereza, y tampoco quería encontrarse con alguna cucaracha viva o muerta ó alguna araña escondida entre las plantas. Lupe era una chica con ciertas delicadezas. Barrió y barrió, el trabajo le parecía interminable -"bendita brisa"-pensaba-¿Será todos los días este trabajón? "Debería cobrar extra por este bendito y fastidioso barrido al rayo del sol" "sí, segur´que te pagarán...¡esperanza de pobre!  Ahora la esperaban los canteros con más hojas, más ramitas, más colillas de cigarros, y las hormigas negras, y las cucarachas...-ayyyy nooo!". Se puso los guantes de goma y comenzó su segunda ardua labor Al instante dio un pequeño gritito histérico, entre el puñado de hojas secas que tomó, había un ratoncito muerto, lo arrojó al suelo asqueada de su hallazgo. -"este debe ser al que le puse veneno en la cocina, ¡¡¡puajjj!!!"- -"por esto también deberían darme algo extra, o que se creen esos "viejos"? me tienen casi de esclava, limpiando su basura".
     Recogió lo que faltaba, ya casi terminando, de repente, un brillo tenue penetró en sus ojos. Al rayo del sol no podía darse cuenta que era, miró hacia la tierra y escondida, casi enterrada, extrajo algo pequeño y amarillento, ese "algo" estaba un poco aplastado, pero terminaba en forma puntiaguda -¡que el diablo me lleve si esto no es una bala!" Se lo mostraré a la "vieja", pero será bien raro, cómo vino a parar aquí esta cosa? Lupe dio por terminada su faena, secándose el sudor con un pañuelo sucio, se fue a la cocina a seguir sus quehaceres, no sin antes guardar su "bala" en su delantal.

Cuando se despertó Belén, dejó al marido durmiendo. Otro poco, ya estaba harta de esa situación. Por momentos sentía que lo odiaba, veinte años aguantándolo, que siguiera durmiendo, ojalá no despertara nunca... La chica era medio quejona pero limpiaba por lo menos... De la cocina ya venía el olor a café recién colado, la mesa cuadrada estaba tendida con su mantel de cuadros verdes y blancos, habia panecillos, mantequilla, mermelada, Lupita hacía en la sartén los huevos revueltos.

- Buenos días, Lupita, por favor no les ponga mucha sal, el señor tiene el colesterol muy alto, nada de tocino. El desayuno se lo llevaré yo, no quiero que entres a la habitación, ni tampoco quiero que nadie entre.

- Seee, Señora... -masculló entre dientes- (Nunca podía entrar a esa habitación, vaya a saber qué le pasaba a ese hombre)

-¿ Ya barriste el patio? Regaste todas las plantas? Limpiaste los canteros?  Tampoco quiero que dejes entrar a nadie a ese patio. 

- Después regaré, señora, primero el desayuno para el señor y la señora. ("¡Vaya con esa mujer! ¿Y quién puede entrar? Si a esta casa no vienen ni los gatos) 

- No seas impertinente mujer- Otra contestación como esa y te pongo de patitas en la calle. Lupe se dijo para sí "que me ponga, p'a lo que me importa, p'a lo que me pagan"   -Perdón señora Belén, no lo dije con malas intenciones; algo avergonzada metió la mano su bolsillo y tanteó el "tesoro" encontrado. Señora, vea lo que encontré casi enterrado en cantero.

La señora tomó lo que le entregó la empleada. La puso en la palma de su mano, observándola curiosamente - ¿qué será? 

-Señora Belén, ¿no se da cuenta? que va a ser pues?, una bala, no la ve? una bala!

-¿Una bala? la volvió a mirar sorprendida  después de pronunciar el nombre bala -¿Una bala? y que hacía en nuestro cantero?

-Ay pues, Dios sabrá doña, lo que sí es seguro pero segurito es que le dispararon a alguien o algo, pues fíjese, está como gastadita, como oxidadita, es una bala vieja, no le parece pues? 

-Muchacha, tú deberías trabajar como policía! De dónde sacas esas cosas? Cómo las sabes? Pero ¿a quién le van a disparar? ¡No digas sandeces!


 El tema de la mañana de Lupe por supuesto, fue el susodicho proyectil, que posaba sobre el mantel, esperando saber cuál sería su destino... Y el destino fue la estación de policía, la dueña de casa decidió entregarla al comisario para que no la acusaran de algo en el futuro. Declaró que e parecía inconcebible que haya sido encontrara en su patio, el muro era muy alto, ellos no tenían enemistades ¿cómo llegaría allí?

Esas mismas preguntas se las reformuló el viejo alguacil Gastón Franz, un sabueso experimentado, casi retirado a las oficinas de papeleos, archivos enterrados. Manejaban casos estafas, robos. En ese olvidado pueblo no  había muchos crímenes. Miró el proyectil oxidado. No lo podía desviar de sus ojos. Le olió a "gato encerrado", una bala perdida, aún no se sabía su calibre, hallada en un patio de una casa antigua. Esto era algo más que un misterioso hallazgo. Esto le "olía a caso viejo, sepultado..."a caso no resuelto" Su olfato nunca se equivocaba....Sí, es verdad que podía estar precipitándose. Pero desde cuántos metros puede haber volado esa cosa? ¿Habría más de esas balitas en el patio? ¿A quién irían dirigidas? Tomaría esa investigación porque le apasionaba desenterrar crímenes no resueltos, porque le gustaba hacer justicia, y definitivamente, le daba por lo más bajo de sus pantalones que hubiera un asesino o asesinos sueltos.

Llamó por el intercomunicador a sus ayudantes los gemelos, Toby y Tony. - Muchachos, tenemos trabajo, es hora de sacudirnos el polvo de los papeles, es hora de trabajar, y mover sus traseros, bueno, el mío también, jejeje - ¿Ven esto? Sí, una minúscula bala, ya les contaré por el camino.

-Adónde iremos jefe? tiene alguna pista? ¿Habrá que ir armados?

-Siempre tenemos que ir armados! que pregunta Tony!  Aunque esto será el inicio de una investigación. Pero llevaremos todos los implementos, por si son necesarios para recolectar: bolsas, guantes, Luminol  por si hubiera que rastrear sangre, ¡Carajo! eso no tendría ni que decírselos! A sacudirse las telarañas....¡Volveremos a ser detectives! Dios!! ¡¡¡al fin!!! 

******************************

Antes de salir el alguacil se acordó de algo muy importante, -Amigos, recuérdenme de llamar al Doctor Dupless, el médico forense de la Oficina Central de Mor-Tal (nombre compuesto por Morgues-Talar); el pueblo se llamaba Santa María del Talar. Una pequeña comunidad en Estados Unidos, casi perdido en el mapa. -Es urgente que se mande al laboratorio esta "cosa" para que determinen el calibre, la antigüedad, huellas, ADN, lo que sea. Apurémonos, ¿tienen la dirección de la casa? Bien, el tiempo apremia. 

La zona era residencial, muy arbolada, un complejo de viejas casas victorianas, muy bien conservadas. Santa María del Talar era un pueblo con sus tradiciones, pobres y ricos convivían, caminando por sus calles, sus plazas, sus centros comerciales. Gente sencilla, amable y tranquila, con un bajo índice de delincuencia. Pero pueblo chico infierno grande, todos terminaban sabiendo de todos. Franz se dijo para sí mismo, "esta puede ser una investigación que no llevará mucho tiempo...habrá sido un disparo al aire...terminaremos esto rápido...pero se equivocaba...

Lupe abrió la puerta con cierto nerviosismo (su situación legal en el país no estaba resuelta) Los hizo pasar a la enorme sala donde los esperaban unas cómodas bergeres, el Alguacil Franz estudió el lugar con cierta admiración, adornos de plata, estatuillas de bronces, porcelanas finas, una biblioteca de grandes proporciones; dos lámparas de pie iluminaban el salón, la mesa del comedor de madera fina, y cuadros antigüos de famosos pintores adornaban todas las paredes. En el lugar se respiraba lujo y comodidad. Era una mansión bastante acogedora, pero con un cierto halo de misterio. Sobrecogía un poquito estar ahí.  Hacia el fondo de la casa pudo divisar un enorme ventanal de vidrio que daba paso a un gigantesco patio o terreno, donde alcanzaba a ver árboles, plantas frutales, flores, rosales, jazmines, y enredaderas que subían por sus muros. Le extrañó que el piso fuera de lajas, le quitaba un poco de ese ambiente selvático. (¡Pobre chica, cuando le toca limpiarlo! - pensó-) una voz le sustrajo de sus pensamientos. Una señora de porte distinguido, con gran porte, peinada hacia atrás con un rodete, de clásica belleza, tendría unos cincuenta y cinco años, avanzó hacia ellos.

-Bienvenidos señores, los estábamos esperando, sabrán disculpar que mi marido no los reciba, pero se encuentra algo indispuesto.

-No se preocupe doña Belén, es sólo una visita de rutina. Como Ud. sabe nuestro interés es averiguar, sobre este proyectil hallado por su doméstica.

- Pues sí, Inspector....

-Alguacil Gastón Franz. Sólamente quisiéramos, si Ud nos lo permite, revisar el terreno. Pero antes déjeme preguntarle. Cuánto tiempo hace que ustedes viven aquí?

-Quince años. Esta vieja casona nos la heredó un tío mío, que falleció hace algunos años y nos la dejó a nombre de los dos. 

-¿Hicieron algunas modificaciones o está tal como cuando vivía su tío?

-Bueno, en el interior la casa no tanto, agregamos un piso, para los cuartos de los hijos y de los huéspedes.

-¿Y en el terreno?

-mmmmm Ahí sí, lo reconstruimos totalmente, se derribaron algunos árboles, dejamos otros, quitamos varias palmeras, y colocamos el piso de lajas.

-¿Quiere decir que era suelo terrenoso?

-Totalmente, se veía más selvático pero por las lluvias había mucho fango, queríamos construir un patio más moderno.

-¿Y hace cuánto de ese cambio?

-¿Trece años? Pero, ¿por qué? es importante? qué puede tener que ver con su investigación de rutina?

Gastón pensó antes de hablar "Pudiera ser todo", -Sólo son preguntas señora Belén, para conocer mejor el lugar. Con su permiso, no queremos quitarle tiempo. Únicamente deseamos explorar el sitio para poder concluir de dónde puede haber provenido el proyectil. Esto de la bala tal vez no significa nada de gravedad. Muchas veces hay disparos que pueden caer de otros sitios. En ese caso deberíamos también investigar en las casas vecinas.

-Si alguacil, pueden pasar, Lupe por favor, muéstrales el patio a los detectives.- Se quedó mirando con el ceño fruncido mientras se dirigían al terreno. -Pasen los caballeros...dijo la voz humilde de Lupita, la doméstica.

Horacio Quiroga seguramente se hubiera inspirado en uno de sus extraordinarios cuentos. El lugar al que la dueña llamaba humildemente "patio" era asombrosamente misterioso; de proporciones admirables; "atemorizaba" un poco esta jungla asfaltada. Las ramas de los árboles se mecían suavemente en el terreno cuadrado; cuatro canteros en forma ovalada situados en forma de cruz, eran el sitio central del lugar. No se veían animales, alguna ardillita, y aves sobre los árboles, aunque le parecía que detrás de cualquier árbol podía aparecer King Kong, así de imponente le parecía el fantástico patiecito de los Estrada. Tony y Toby iban caminando de cada lado absortos como él de esa selva escondida en esta ciudad.

-Bueno, chicos, dejen esa cara de susto, ¿nunca vieron un patio?

-Oiga, jefe, en serio, ¿no habrá tarántulas o serpientes por aquí?

-Lo que haya, póngase a investigar, tenemos poco tiempo, pero una cosa sí les digo; antes era esto de pura tierra, no estaban estos hermosos canteros. Si algo sucedió aquí, habría que solicitar una orden especial para excavar este suelo...


Miraron por aquí, por allá; era demasiado pronto para sacar conclusiones. Decidieron terminar por ese día. Se despidieron dela dueña de casa, pero el alguacil se retiró convencido de que ahí no terminaba todo. Le seguí oliendo cada vez mal. La estructura del patio, sus altos y fuertes muros, era prácticamente imposible que una bala traspasara esa muralla para llegar a su cantero, a no ser que hubiera caído de Marte, a no ser que la criada hubiera mentido, a no ser que la distinguida dama Belén de Estrada...fuera una falsa y aristocrática dama. ¿Y el marido? ¿También no habrá presentado falsas excusas para no prestar declaración?  A un viejo sabueso como él nadie podía engañarlo. Ni siquiera ese misterioso patio-jungla, cubierto de árboles y enredaderas. De debajo del piso de lajas, le llegó un olor como a "podrido" ¿Qué habría enterrado allí? ¿Un cuerpo? ¿Varios cuerpos? En  Santa María del Talar nada quedaba oculto bajo el sol. El trabajo acababa de comenzar. Buscar testigos, huellas, órdenes, personas desaparecidas: solamente tenía su intuición de policía y una pequeña y oxidada bala para averiguarlo...

domingo, 27 de abril de 2014

LA BALA - CUENTO POLICIAL - CAPÍTULO II

..............*.................

 En la oficina del Alguacil

La oficina era bastante espaciosa, con gran mesa de caoba oscura, dos escritorios, una mesa de  billa, una pequeña kichinette con horno microondas, cafetera eléctrica, y en una esquina una pizarra blanca de pie, donde el detective Gastón, habían anotado las siguientes preguntas:

- Patio tierra  lajas
- Canteros     bala?
- Doméstica  Guadalupe Torrosa  Ecuatoriana
- Dueña de casa  Belén de Estrada
- Dueño de casa Mariano Estrada
- Tío fallecido    ¿desaparecido?

Los asistentes recostados en sus sillas, relajados, con los pies sobre la mesa  leían y estudiaban las incógnitas escritas por su jefe.

- ¿Por dónde empezamos jefe?

- Pues, creo que deberíamos empezar por el final, en reversa. En muchos casos que he visto, la solución está en el final, y este tío puede darnos todas las respuestas desde su tumba. ¿tumba? Ahora que pienso, ¿dónde estará enterrado? Volvió a escribir con el marcador en la pizarra: ¿cementerio?

Continuó hablando...es decir, el tío vivía en la casona antigua, se las heredó hace 13 o 15 años. El misterio podría residir allí.  Por ahora todo son conjeturas. "Pero más sabe el diablo por viejo que por diablo." ¿Por qué ese terreno sufrió un cambio tan radical? ¿Sólo para hacerlo más moderno? ¿por las lluvias? ¿por el fango? ¿Hay una tumba debajo de esas lajas?   Aún no se puede formular ninguna acusación. Estaríamos pisando en falso.

-Creo, Jefe -interrumpió Tony- que hablar con los vecinos sería un buen principio; alguien debe saber o visto algo. Siempre hay alguien que habla demás.

-Y éste que está acá -reiteró Toby- tratará de hablar con la criada. Cuando nos vio la primera vez, actuó temerosamente. Algo me dice que posiblemente su situación legal en el país no esté resuelta . Sería un buen cebo para "atraparla" para sacarle "algo"

-Todo eso está bien, chicos. - aseveró Gastón - Vayan con pie de plomo, que ninguno de la familia se de cuenta que los vemos como sospechosos.

-¿Será sospechoso alguno de ellos? -formuló Tony

-Y el marido, ¿estará enfermo como nos dijo la mujer?

-Puede ser uno, puede ser ninguno como pueden ser todos - reafirmó el pelirrojo Tony

Los gemelos detectives eran como dos gotas de agua, pelirrojos, pecosos, sólo los diferenciaba, que Toby era un poco más alto que Tony. Como todos los gemelos se leían los pensamientos, eran inseparables.

-¿En qué lío nos habremos metido Jefe? -volvió a replicar Tony

-No se ha largado la carrera y ya te quieres escapar... ¿No te habrás equivocado de profesión amiguito?

-No, no es quiera escaparme, cómo se le ocurre?; es que me pregunto si detrás de todo esto no habrá algo macabro?

-¡Ese es mi chico! ¡Bingo!

Toby y Tony pusieron los ojos como platos. Uno de ellos había dado en el clavo. -Ahora a trabajar, Tony consigue en la biblioteca o donde te guste más, alguna foto de la casa, de los quince años para atrás. Ve también al Registro Inmobiliario, investiga sobre la herencia, papeles, formularios, etc, etc.

-Y tú pelirrojo, averigua más sobre esa "bala" perdida. Calibre, arma, que el Dr. Dupless te detalle la procedencia del proyectil, tal vez ésa no fue la que mató a la víctima, pero si llegamos a encontrar un cuerpo...

-Y Ud, por dónde empezará? -dijeron los dos gemelos

-¿Yo? Por tomarme un café bien cargado, antes de investigar más sobre esa dama o viuda negra... Detrás de esos bellos ojos parece haber mucho más...

-¿Por qué lo dice? - replicaron juntos

-No sé...pero hay cierto cinismo...cierta crueldad en su mirada. Estos ojos han visto demasiado. Apunten eso en algún lado... No me sorprendería...

Los gemelos salieron mirándose mutuamente. El  caso Estrada iba resultando cada vez más tenebroso.

..............*.................
DÍA DOS

Primera testigo: Guadalupe Torrosa
Nacionalidad: ecuatoriana
Edad; 25 años
Estado Civil: soltera
Visa en el país: no confirmada

El interrogatorio del detective Tony Maestre iniciaba el día con una grabadora en la mesa, mientras el Alguacil Gastón Franz y Tony Maestre Observaban detrás de los vidrios ahumados.

-Cómo es su nombre y apellido?

-Guadalupe María Torrosa Ibáñez

-Edad: 25

- Estado civil: soltera y sin compromiso

-Limítese a contestar lo que se le pregunta.

-Perdón señor detective

-Dónde nació?

-Cuenca, Ecuador -Lupe tragó saliva al contestar

-¿Hace cuánto tiempo trabaja en casa de los Estrada?

-Cinco años

-¿Cómo es su relación laboral con su patrona?

-Bua, me hacen trabajar como esclava, y me pagan bien poco.

- ¿Por qué dice que la tratan como esclava? La maltratan, le pegan?

-No, pero me tienen en ese patio toditico el día...

-¿Qué faenas hace en el patio?

-Barrer, juntar hojas, regar, limpiar, la señora le da mucha importancia a sus rosales. (El asesino siempre vuelve al lugar del crimen, pensó Franz, oyendo la declaración de la criada)

-¿Tienen animales, perros, gatos, loros?

-No, la señora no quiere animales y mucho menos perros (Gastón Franz remarcó esa respuesta en su agenda negra No quiere perros

- ¿Cómo es su trato con el señor Estrada?

-El no habla mucho. Se lo pasa durmiendo. Creo que se quedó sin trabajo. La señora lo cuida personalmente. No deja que nadie más lo atienda, ni siquiera yo. (Al alguacil Franz le sonaron las alarmas. ¿Estaría deprimido ó lo estaría envenenando? Tony que estaba a su lado le preguntó -¿y lo de los perros por qué será? -Los perros excavan, buscan huesos... elemental querido Tony. Continuaron oyendo el interrogatorio...

-Sobre el tío que murió, ¿Ud lo conoció?

-No, ya había fallecido cuando llegué a esa casa. No lo conozco ni por fotos, nunca han hablado de él en mi presencia.

-¿Estaría dispuesta a hacerse la prueba del polígrafo?

-¿Qué es eso?

-Un aparato que se le conecta a su cuerpo, y lee mediante las vibraciones y reacciones de su cerebro si Ud. nos miente o si dice la verdad.

-¡Yo no miento! ¡Yo siempre digo la verdad!

- Muy bien. Srta. Guadalupe. Por ahora hemos finalizado. No hay más preguntas. La doméstica se levantó de un salto, bastante apurada por irse. -Gracias señor... siempre a su orden... Se dirigió hacia la puerta con pasos rapiditos.

-pero...hay algo que se me olvidaba, señorita Torrosa  -habló desde atrás la voz pausada de Toby Maestre

-¿q..q..é..e señor, más preguntas?

-No, le dije que ya no más preguntas. Solamente aclararle que esperamos siga dispuesta a colaborar con la policía. Ud hoy prestó declaración bajo juramento. Si llegarámos a descubrir que Ud. nos miente, ó nos oculta algo ó está encubriendo a alguien, se las verá "negras" con la ley, Srta Guadalupe. entendió?

-¡No, Señor! ¡Ya le dije que no miento, no dije ni una sola mentira! casi largando el llanto, se desesperó la criada de los Estrada.

-mmm, depende que entienda Ud por mentira. Ocultar también es mentir. La mujer  creyó que estaba atrapada

-Veamos, ¿por qué Ud no nos mencionó sobre su situación ilegal en el país? Si yo quisiera en este preciso momento, podría ordenar su deportación definitiva.

-No señor policía!  lloró inconsolable la ecuatoriana.  No! se lo pido! No me saquen del país. Necesito mi trabajo.

-Muy bien -Toby la miró con rostro grave - siendo así... yo colaboro, y Ud colabora ¿estamos? ¿Le parece bien el trato?

-Ah, sí claro, lo que Ud ordene.


-Solamente pretendemos que nos informa de cualquier situación irregular o anormal que vea en esa casa.


-Sí, señor, sí, señor - el rostro de la chica estaba blanco cómo el papel - Yo les diré lo que sepa.


-Perfecto. Ya sabe, nosotros la ayudamos y Ud. nos ayuda... pero si Ud nos delata contándole a su patrona...ya sabe; nosotros romperemos el trato.


-No se preocupe, adiós señor.


-Hasta luego, Guadalupe....



(Desde atrás de los cristales ahumados salieron Franz y Tony - Buena táctica, Kojak! y soltaron las risas.)

sábado, 26 de abril de 2014

LA BALA - CUENTO POLICIAL - CAPITULO III


-Bueno, señores, no estuvieron tan mal los resultados -dijo con optimismo Gastón Franz. Nuevamente en la sala de operaciones como llamaban a la oficina donde analizaban los casos. En la pizarra donde estaba escrito el nombre de Belén de Estrada fue agregando:

 No le gustan los perros  No deja que nadie entre al patio  Rosales su lugar preferido

En el dueño de casa  Mariano Estrada   ¿enfermo?  ¿Escondido? "Persona de interés"

En el tío escribió otra flecha Maximiliano Villegas Rolón  ¿muerto por enfermedad o asesinado?

-Allí la situación es irregular, desde este momento la criada será nuestros ojos. Una forma segura de tenerla Toby, sería que le prometas ofrecerle ayudarla a legalizar su situación; pero asegúrate primero que estemos sobre algo seguro, como para tenerla de nuestro lado, no sea que se arrepienta después que tenga su residencia.

-Sabe jefe, en el fondo tengo el presentimiento que esa infeliz puede estar en peligro.

-Tonta no es, sabrá cuidarse sola, nada le pasará si no anda hablando demás.


En la mesa de caoba, los ceniceros estaban al borde de colillas, tazas de café, marcadores, papeles. Ese era el cuartel para atrapar a los "malos". La verdad, tarde o temprano flotaba de las aguas profundas, en cada uno de los casos, que no eran muchos crímenes, pero sí robos, estafas, contrabando de drogas.

-Y tú, qué me dices Tony? qué te dijo Dupless? Tony puso la bala sobre la mesa -Calibre 22, no es una pistola poderosa, pero lo suficiente para entrar directo al corazón o a la cabeza si se tiene buena puntería, puede matar... No tiene huellas, ni ADN. Fue disparada hace más de diez  de los años. Mañana tengo entrevista con el Director del Registro Inmobiliario, un tal Barry Christos -terminó diciendo Tony, el más alto de los gemelos Maestre.

-Y a Ud jefe, como le fue con la "duquesa" averiguó algo? -Poco, hasta ahora no tengo pruebas que la incriminen, ni a ella ni a su esposo.

-Pues esperemos que este Christos revele alguna novedad. De otra forma hasta aquí nos habrá traído el río...

Toby se desperezó Llevaban cinco horas sacando conclusiones. No era poco hasta donde habían llegado -¿Qué le parece si encargamos unas pizzas? y luego nos mandamos una partidita de pool.
-Acertado dijo el Alguacil   -Me leíste el pensamiento hermano - dijo el otro gemelo


Esa noche en Santa María del Talar se avecinaba una tormenta. ¿Qué traerían los nuevos días? Sus únicas esperanzas estaban cifradas en el Registro Inmobiliario. Gastón sabía que de allí saldría una respuesta que podía ser definitiva. Desde una esquina del escritorio,la pequeña bala parecía tener la respuesta final.

.............................//......................................

DÍA 3

Registro Inmobiliario DEL-TA

-Sr Christos, Ud. sabe el motivo de esta entrevista. Queremos saber todo sobre el tío de los Estrada. Fue dueño de la mansión que ocupa actualmente el matrimonio Estrada? Fue heredada por ellos?

-Sí, claro, entiendo detective Maestre, en esta carpeta están todos los registros de la casa, del año 1911, a nombre de Maximiliano Vegas Rolón, tio abuelo del Sr. Mariano Estrada. Oriundo de Cádiz, España, soltero, poseedor de una inmensa fortuna, al no tener descendientes directos, heredó su mansión y su fortuna a sus sobrinos.

-Es decir, que  no encuentra irregularidad alguna. ¿No falta ningún papel?  ¿Las firmas son auténticas?

- Hasta el día de hoy no hemos encontrado nada anormal en los papeles. Realmente es un expediente muy antiguo. Lo saqué de los archivos por expreso pedido suyo, aunque revisando esta mañana...

-¿Qué? Qué pasa con los papeles? -Tony abrió los ojos.

-No tenemos Acta de defunción del tío Maximiliano. Tenemos el testamento pero falta el  Acta de su fallecimiento. -(Eso le va a gustar al jefe- se dijo Tony)

-¿Es obligatoria en su carpeta?

- Claro que lo es, el expediente debe estar completo

-¿Se habrá perdido? -preguntó el detective- ¿No se la exigió a los señores Estrada?

- Como le digo detective, este expediente es muy viejo, muchas manos han pasado por aquí.

-¿Qué tal si le pregunta a la señora Belén de Estrada si ella lo tiene? Puede inventar un motivo para exigírselo.

-Pudiera ser, el lunes a primera hora la estaré llamando. Pero no le prometo nada; veremos que me dice.

-¡Hágalo sin falta! El lunes le llamaré para saber que resultados hubo.


Finalizando la tarde en la pizarra del "cuartel" había otra flechita: Belén de Estrada  No le gustan los perros    No deja entrar a nadie al patio Heredera del tío  No hay Acta de defunción  "Persona de interés" subrayó Gastón

Toby, el más perspicaz de los gemelos señaló: -Y el marido qué? ¿No hay más flechitas?


-Es el próximo -dijo el alguacil, esté enfermo, paralítico, como esté en esa cama, tendrá mucho que decir.

viernes, 25 de abril de 2014

LA BALA - CUENTO POLICIAL - CAPÍTULO FINAL

DIA 4.

8.20 a.m.

Recién abriendo las oficinas entró una llamada para el Toby Maestre - Sí, quién es?

-Señor, -una vocecita lejana, casi un murmullo habló desde el otro lado de la línea- Soy yo, recuerda? Lupe Torrosa

-¡Caramba Lupita! No esperaba tanpronto su llamada. ¿Qué  me dice?¿ Qué has averiguado?

-No puedo  hablar mucho. Hablo desde un teléfono público, cerca de la casa.

-¿Qué sucede? Habla más alto. No te oigo bien.

-Tengo que irme...me escapé de la casa...

-¡Lupe! ¡Lupe! No te oigo, ¡habla mujer!

- ........................................................ el silbido agudo de la línea fue todo lo que oyó Toby. Mal presagio. Esa llamada le heló la sangre. ¿La chica estaría en peligro? Si algo le sucedía sería por su culpa. ¿La habría enviado directo al abismo?

Esa misma tarde, Belén de Estrada con una mirada inquietante abrió la reja de la mansión , a los policías.

-Creí que ya habían terminado con su investigación.

-No es con Ud, con quien queremos hablar, es con su esposo.

-¿Mi marido? preguntó molesta la mujer de intensos ojos azules. Me temo que no será posible, Alguacil, él está muy enfermo.

-Le prometo que no será mucho tiempo. Preguntas de rutina, ya sabe. Le agradecemos nos permita pasar.

-Alguacil, ¿Todo se debe a una ridícula bala?

-Le parece que una ridícula bala es poco motivo? Créame, tenemos suficientes razones para entrar. 
Si Ud no tiene nada que ocultar, no tiene nada que temer. La mirada de la Belén traspasó las pupilas de los detectives.

-Jefe - Le habló al oído Tony - No veo a Lupe por ninguna parte.

- Aguanta, ahora, a lo que vamos

La habitación era algo oscura. Se sentía en el aire una pesadez "olor a muerte" pensó el Alguacil. La cama de dos plazas, estaba en el medio de la habitación, dos pequeñas poltronas de cuero negro, una mecedora Luis XV, una cómoda antigüa y un placard que iba de pared a pared; sobre las sábanas de seda blanca, yacía un hombre de sesenta y cinco años. -Lo que había sido un hombre- pálido, casi blanco, mejillas hundidas. Gastón no se atrevió a formular ninguna pregunta. No esperaba encontrar ese espectáculo dantesco. Pero al verlo terminó por confirmar sus sospechas. Ese hombre se estaba muriendo. No tenía que ver con el crimen. 

-¿Tiene cáncer? le preguntó en voz baja el alguacil a Belén de Estrada.

- No sabemos, empezó con una depresión

- ¿Por qué no está en una clínica? ¿No está recibiendo tratamiento?

- El no quiere...

Esa respuesta le pareció ilógica, incongruente, "él no quiere, o tú no quieres" se dijo el alguacil Franz. 

-Mejor nos vamos. Disculpe. No me imaginaba

-Lo acompaño hasta la entrada

Antes de despedirse le dio la mano. -Estamos en contacto...

-Claro que sí, Alguacil. Y sobre la bala? ¿Averiguó que pudo ser?

-Eso está casi resuelto....Adiós, pues...Ah...y a propósito no vi a su criada. Dele mis saludos.

-Será imposible. La despedí, por eso no la vio...

-¿La despidió? ¿Se puede saber el motivo?

-Ud. sabe como son esas mujeres extranjeras, se pasan de impertinentes a veces.
-
-¿Y cómo cuándo fue eso? ¿Cuándo la despidió?

-Hace dos o tres días. 
-Franz le sostuvo la mirada seriamente

-Lo lamento. Se fue dándole la espalda.  Por el camino le dijo a los gemelos: -Tony cuándo fue que recibiste la llamada de Lupe?

-Esta mañana. Me contó que se había escapado de la casa para llamarme. Fue todo lo que me dijo. La línea se cortó y....

-Primera mentira de la dama. ¿Dónde estará la chica? ¿Se fijaron en el marido?

-Es un despojo humano - contestó Tony


DÍA 5

A las 10 a.m. del día siguiente una excavadora, dos médicos forenses, entre ellos el Dr. Dupless. cinco policías armados, ocupaban la cuadra arbolada de la mansión Estrada, Y los gemelos y un golden retriever entrenado se dirigían en la Van policial hacia la casa.

-Qué significa esto? ¿Cómo se atreven a invadir nuestra casa? ¡Váyanse de aquí! ¡No tienen derecho! ¡Qué creen que hacen! -gritaba furiosa Belén haciendo gestos con sus brazos.

Gastón Franz mostrándole la orden de allanamiento, entró sin hacer caso de los reclamos de la mujer.

-Registren de arriba a abajo, y sobre todo esa jungla. No dejen nada sin revisar. Señora hágase a un lado, no me obligue a tomar medidas.-  Hizo una seña a los policías quienes se dirigieron con Sargent, el perro entrenado para rastrear restos humanos. Sargent  comenzó  yendo en zig zag, siguiendo su olfato. Iba moviendo su cola, hacia la derecha, hacia la izquierda, hacia el centro...Se detuvo en el cantero de los rosales y se sentó encima de la tierra... No duró mucho el proceso de la excavadora, mientras las palas mecánicas removían la tierra, un olor intenso surgió desde el barro, apareció lo que parecía un zapato, luego asomó una pierna... Cuando sacaron el cuerpo de Guadalupe Torrosa, no llevaba mucho tiempo en descomposición, tenía un golpe en la cabeza.

-Creo que estaba viva cuando la enterró- Lupe había encontrado su trágico destino- Vaya a saber qué descubrió, posiblemente vio algo o escuchó algo o a alguien , concluyó el Alguacil Franz.

La excavadora continuó su trabajo pero no hallaron más restos. Con el hallazgo del cuerpo de la doméstica asesinada tenían suficientes pruebas para detener a la distinguida Belén de Estrada.

-Esposénla. Léanle sus derechos. Toby, Tony, que venga una ambulancia para que se lleven al marido. A lo mejor todavía se puede hacer algo por él. Vaya a saber qué maldita cosa le estuvo dando. Seguramente ya tenía su sitio reservado en los rosales. ¡Dios! pero de qué demonios está hecha esa mujer!

EPÍLOGO

Una semana después finalizado el juicio de Belén de Estrada, la respetable y aristocrática dama de Sta. María del Talar, continuó arguyendo su inocencia, pero no convenció al jurado ni a los jueces, ni hubo dinero que pudiera pagar su libertad. Treinta años sin derecho a libertad condicional, en la cárcel de mujeres de Sta. María. A su salida del Tribunal su rostro no reflejaba ningún sentimiento o remordimiento, salió caminando con las esposas, pero como toda una dama.

-Vaya, vaya, Jefe.  ¿Cómo una persona puede llegar a eso?

-Los motivos de siempre, ambición, avaricia, quién sabe lo que hay en el alma de las personas -dijo Gastón

-Y el marido, ¿Qué será de él?

-Se va recuperando. Tenía tantas dosis de cianuro en su sangre, como para matar a un caballo. De a poco se mejorará, pero de la traición de su mujer le llevará mucho tiempo superarlo.

-Solamente me gustaría encarar a esa maldita mujer y preguntarle si todavía cree en .el crimen perfecto

-En cuanto al tío es difícil que aparezca, si es que está en los rosales, pero dónde más podría estar? La bala guardará ese secreto de ultratumba. Esa mujer no volverá a ver la luz del día. Puede decirse que sí se hizo justicia.


-Olvídese Jefe, ahora nos espera una partida y unas cervezas bien frías. Se fueron a su "cuartel" donde no dejaban de entrar llamadas. Mañana los esperaría otro día de acción, tal vez otro crimen...