viernes, 7 de noviembre de 2014

CÁRCEL SIGLO XXI





Hay prisiones que no tienen rejas,
como ésta, nuestra realidad da ahora,
que es peor que una mazmorra.
Vivimos libres, pero sin ser libres,
salimos a la calle sin saber de dónde
vendrá un disparo o una puñalada,
sólo para robarnos el celular o la cartera
Nos han puesto una mordaza de silencio,
para no hablar de lo que nos pasa,
que no hay alimentos, ni se consiguen remedios,
que todos tenemos que hacer cola
para combrar una bolsa de cualquier cosa
Aquí vive el futuro de nuestros hijos,
aquí, donde impera el comunismo,
ya no hay alegría, ni risas, ni esperanza,
sólo temor de salir a caminar, de subir a un autobús,
de ir al banco, de salir de noche o de día;
miedo de que alguien nos secuestre,
miedo de levantarnos, de oír las noticias,
de que otra vez aumente la gasolina.
Miedo de entender que nada cambiará,
que a nosotros SÍ nos quieren cambiar,
lavarnos el cerebro con su doctrina de mierda,
al que opine diferente llevarlo preso,
porque así es un régimen de izquierda.
Este el país que nos quieren dejar,
pobreza y miseria, desidia y abandono,
cárceles llenas de políticos y twitteros.
Los estudiantes, héroes verdaderos,
son quienes pagan esta lucha con su sangre.
Los sueldos no alcanzan para nada,
para aumentarle a los milicos, sí alcanza.
Hay saqueos, inflación y desempleo,
nos cortan el agua, nos cortan la luz.
Entretanto, esa señora de las calles, la delincuencia,
va dejando más muertos que en la guerra.
Duro es el precio que nos tocó pagar,
no quieren que opinemos ni que hablemos,
porque ellos también tienen miedo.
Tan pobres estamos que no nos venden
ni jabón de tocador para lavarnos,
ni papel para limpiarnos el trasero.
La libertad es hoy un sueño inalcanzable,
una palabra prohibida, una quimera.
No hay quien nos pueda rescatar
de esta celda de orines y excrementos.
No hay adonde huir, no hay pasajes,
cada vez nos tienen más aislados,
dan ganas de llorar, de suicidarse.
Vivimos esta pesadilla revolucionaria,
que nos somete por la fuerza y con el terror;
sólo podemos rezar una larga plegaria
a un Dios que nos parece sordo y ciego,
para pedir un milagro de salvación,
un rescate que venga de donde venta,
de la ONU, de la OEA, de la unión que sea.
¿Tendremos que sentarnos a esperar
veinte años más o la vida entera?
en esta prisión roja y sin salida,
donde tristemente ya no hay vida,
donde parece que todo está perdido,
donde solo le habla de política
a un pueblo ignorante y analfabeto
que se deja comprar por una bolsa de harina.
¿Qué patria nos queda? ¿Que más nos espera?
Esta es la cara del socialismo Siglo XXI
impuesto por demagogos y fariseo,
en el que manda uno y obedecen todos,
modelo que copiaron de Fidel Castro,
el viejo carcamán, maldito e infernal,
que no se muere nunca y quiere gobernar,
a esta nueva patria que le dicen Cubazuela
Nos han tapadoa todos la boca,
Nos han llevado al mismo infierno,
Nos han quitado las ganas de vivir,
Nos han hundido en esta cloaca,
Nos mandan como a becerros,
Nos quitaron la fe y el alma,
Nos quieren robar la dignidad y
nuestros derechos humanos pisotear
Nada queda en esta patria socialista,
Nada más que la miseria y el miedo...

No hay comentarios: