jueves, 1 de marzo de 2012

PIENSO EN TI- DUETO CON JOSE I.ROCA



Hace unos días pisaba los senderos de un bosque,
suelo alfombrado por hojas ocres, presagio del otoño español
¡Paisaje fantasmal, silencios rotos por mi soledad
silencios esmerilados por viento hecho sinfonía
¡Ay mi parque de Ordesa, allá en Pirineo Aragonés! 


Pienso en ti como ese sueño azul y cristalino
que nacerá para vivir en mi alma golondrina
como ese capullo que será rosa un día
como el otoño y la primavera despertando en la brisa
¡Ay sueño inalcanzable, arrullado de distancias! 


Pienso en ti, en este otoño que ha llegado,
bajo las sombras de los hayedos,
donde invento paisajes nuevos
donde tú eres la Monalisa de mi vida.
de enigmática sonrisa presagiada mas allá del Océano 
 

Más allá del océano y el cielo pienso en ti
abarcando nuestra lejanía voy a tu encuentro
acortando distancias entre el Caribe y tus Pirineos
tu voz de ruiseñor canta apresurándome 


Siempre muerto de ti, muerto por dentro,
busco nuevos senderos, apartando esas hojas ocres caídas
para seguir aferrado al calor de tus manos.
Y si es preciso inventaré pirineos caribeños. 
 

Y si es preciso inventaré llanos mediterráneos,
para llegar hasta el azul de tus ojos,
tu mirada me exigirà desde tu nostalgia
que el tiempo no se vaya dejàndonos atràs
en este embrujo de versos y jazmines
¡cuántas veces quisiera poderte amar!o.


Inventaré fuentes y cascadas nuevas,
donde saltarán como columnas chorros
de cálidas aguas expresión de vida,
para calmar nuestros corazones anhelantes. 


Inventaré montañas y cumbres nuevas
donde nacerán nuestras primaveras
con macasares de Granada y orquídeas caraqueñas
que perfumarán de un nuevo goce a nuestras almas 


Encontraré rosas silvestres, cortaré sus semillas,
para sembrarlas en tierra fértil y oler su perfume inmaculado
Allí en Ordesa, cantará de nuevo el cuco de abril,
presagiando albas nuevas y recobraré tus ocasos 


Al alba pensaré en ti y cantará una alondra de primavera
me traerá tu voz de abril presagiando tu tristeza
sembraré tus rosas en mi jardín de otoño
para que me traigan tu aroma desde los Pirineos

Si es preciso esperaré miles de años
solo por encontrar tu bóveda celestial azulada
bajo estrellas relucientes de esperanza,
para así morir otra vez por dentro,
siempre al filo de tu piel, de tus manos y mirada 


Y todo me dice que vendrás a mí
arando un surco en los mares de tu soledad
trayéndome retazos de tu melancolía
que desborda una lágrima en tu nueva alborada,
desde tus estrellas relucientes en la distancia

Aunque una eternidad nos espere … pienso en ti 


Agradezco infinitamente la colaboración
en este poema de mi querido amigo y poeta José Ignacio
Gracias Pepe por tu entrañable amistad.

1 comentario:

Jose dijo...

MaJocita, gitanilla, hacer un dueto contigo es de lo mas sublime y bello que me ha podido ocurrir
Nunca podré olvidar con la ilusión que lo hicimos y la alegría que compartimos.
¿Lo recuerdas? Bien sabes que queda para la posteridad.
Un beso muy sincero en la distancia
Jose Ignacio