jueves, 1 de marzo de 2012

ENCADENADA


Qué me has hecho que no puedo vivir,
encadenada a un sueño que no ha de morir
estas dentro de mí en cada palpitar,
y sigo bebiendo de la savia del recuerdo
la humedad de tus besos y las caricias que regaste
por todas las orillas de mi piel,
vivo en ti pero sin ti
en ese ayer donde nos pertenecimos

Atada al ancla de tus brazos me extingo
pues queda nada más que el vacío
un dolor sin sentido
navego entre el hoy y el ayer
naufragando sin tu amor
me faltas tú y no respiro

Ahogo en el grito de mi agonía
las ansias de vivir que se van contigo
aferrada a tu pecho aun me sueño,
en mis entrañas te llevo, te llamo,
te reclamo, te deseo,
pero te borra cada vez más el tiempo.

Con las cadenas de este amor voy caminando
hacia el ocaso, hacia la niebla del pasado
enterrando en la nada tu recuerdo,
hundida entre las arenas de la soledad
me acecha la muerte y el olvido.

No hay comentarios: