jueves, 1 de marzo de 2012

AMOR DESDICHADO


Qué día tan triste para pensarte
así vengas con tu suavidad
a abrigarme este corazón tan desnudo,
tiritando con este frío que lo embarga.

Quieres devolverme un poco de alegría
y te doy las gracias,
pero me hiere más tu compasión y tu lástima,
no te culpo, no es culpa de nadie
si ya no me amas,
pero no me mires de ese modo,
no quiero tus migajas.

Alguna vez sabrá mi alma arrancarte,
aunque hoy viva encadenada
a este amor desdichado y despreciado,
pues si antes más te quería, hoy más te adoro,
pues cuanto menos me quieres más te amo.

¿Será capricho? ¿Será obsesión? ¿Será locura?
Solo tú sabrías devolverme la vida,
pues hoy muero de a poco sin saberte ya mío,
¡que horas tan lúgubres me esperan para olvidarte!

Vete cuando quieras, ya no voy a rogarte,
si tu amor ha muerto, solo queda enterrarlo,
que solo nos quede el recuerdo de lo que fuimos,
que solo me quede este silencio
ahogado de tu ausencia,
que solo me quede este quiero
muriendo con mis ansias.