domingo, 1 de noviembre de 2009

DON MANUEL


A Monseñor Manuel Fernández Martínez 
en sus Cincuenta y dos años de vida sacerdotal
 

Palabras no tengo ahora,
nada más que unas lágrimas 
que brotaron de mi alma 
cuando la iglesia abarrotada 
rompió con aplausos la mañana 
al verlo entrar en la Iglesia Santa Ana 
abriendo sus brazos a todos
con su sonrisa iluminada; 
hoy el cielo hizo justicia 
porque este homenaje 
el pueblo entero y la Iglesia se lo debían. 

Y de su emoción también brotaron lágrimas 
al rezar el Credo, al recordar 
toda una vida consagrada 
al Señor y a su parroquia; 
solo desde nuestro corazón 
podemos decir la palabra: gracias 
gracias, querido Padre Manuel 
Manolo para sus amigos 
por tanto tiempo compartido. 
Gracias por sus cincuenta años de vida sacerdotal 
gracias por los treinta años y más 
que permaneció a nuestro lado 
desde aquel remoto día 
cuando dejó su querida Málaga 
gracias por habernos enseñado tanto, 
gracias por su humildad, 
gracias por habernos enseñado a amar 
a Jesús en el Sagrario, 
gracias por enseñarnos a reír 
en nuestras tribulaciones, 
en nuestras horas difíciles, 
gracias por habernos mostrado 
el camino de la fe, de la salvación, 
gracias por hacernos su familia, sus amigos, 
siempre para Usted será 
el agradecimiento eterno. 

En cada uno de nosotros 
tenemos un poquito de su corazón 
y en su alma están nuestras almas 
dando gracias a Dios y a la Virgen 
por haberlo traído a este rincón 
hasta este pueblo que lo ama 
y que se robó para siempre su amor. 

Hoy con su voz quebrada nos dijo 
“he sufrido mucho 
pero también he aprendido a perdonar" 
¡Cuánto lo comprendemos querido Padre! 
perdón por ese sufrimiento 
perdón por ese dolor 
que nadie pudo evitar; 
este día de los difuntos 
todo el cielo lo vino a acompañar 
sonaron las campanas 
el sol iluminó el altar y los bancos de la iglesia 
nadie quiso faltar a este solemne día. 

Que Dios lo bendiga 
querido padre Manolo 
que permita que se quede 
muchos años más 
con su alegría, 
con su dulce sonrisa, 
con su humor andaluz 
con su santa bondad, 
que Dios lo deje mil y cincuenta años más.
Amén.


4 comentarios:

MAREA dijo...

¡ Qué bien sabes expresar agradecimientos Joita !.
Te felicito.

JOTACET dijo...

-QUERIDA MAJO: HE LEÍDO ESTO MUY ATENTAMENTE, Y ME BROTAN SOLO CUATRO PALABRAS: ¡QUE DIOS LO BENDIGA!
SIEMPRE A TU LADO, NENA
JOTACET

Maria José Acuña Belaustegui dijo...

Gracias Estelita, ojala pudiera expresarlos mejor, besos

Jotita, gracias querido por tus cuatro palabritas, fue un domingo inolvidable, lloré a moco tendido, jajajaja,

Maria José Acuña Belaustegui dijo...

Gracias Estelita, ojala pudiera expresarlos mejor, besos

Jotita, gracias querido por tus cuatro palabritas, fue un domingo inolvidable, lloré a moco tendido,hacia muchos años que no lo veìa al padre, jajajaja,