domingo, 9 de noviembre de 2008

LOS NIÑOS DEL AMOR


Este domingo en la misa de la mañana en el momento de dar la paz, lo vi recorrer todos los bancos hasta el final del templo, dando su mano a todos, era como de 15 años tal vez; cuando pasó por mi lado no me vio, pero le estiré mi mano para saludarlo, el me la dio, después sin dudarlo se abalanzó sobre mí, me dio un abrazo tan fuerte que sentí que me hundía en su pecho, en ese joven sentí como en ningún otra persona el amor de Dios que me estrechaba con él. No sé cual sería su nombre, era un muchacho con síndrome de Down.

En este mundo donde parece que priva más la perfección, la belleza, la inteligencia, también existen ellos, esos seres llamados especiales que son catalogados como Down, “tuvo un hijo down”, “el niño es down”, por haber nacido con ese síndrome, muchas veces rechazados, muchas veces eliminados antes de nacer, solo porque consideran algunos equivocadamente que traen consigo una carga de vergüenza, de imperfección, de incapacidad mental; para algunos padres o familias es trágico, gracias a Dios muchas familias le dan todo el amor y la felicidad posibles que ellos se merecen.

¿Por qué debe ser una vergüenza traer a este mundo a un niño como él? ¿Solo porque no será un genio, o no irá a una universidad? ¿O por que en su carita y en su cuerpo tienen ese sello que los identifica como Down?

Quizá no todos saben que también traen una carga excepcional de amor, de ternura, de alegría, de sensibilidad, que pueden desarrollar una excepcional capacidad para la pintura, la cerámica, y vaya a saber que otras aptitudes, además de leer y escribir, e incluso hasta pueden ser actores.
Duele oír cuando se les dice niños especiales, ¿por qué no se les puede llamar niños y punto? Padre, madre, deberías sentirte orgulloso de tener un hijo como él, no te dará la satisfacción de ser un hijo profesional, es el hijo que nació en tus entrañas, no es una maldición, ni un castigo de Dios, la mayoría de las veces nacen con ese problema porque es un problema congénito, o a veces por consecuencia del alcoholismo, de las drogas, de un embarazo mal llevado, y presentan muchos trastornos de salud, como dolencias cardíacas, sordera, y otras deficiencias.
No son niños normales lógicamente, no podrán casarse, ni alcanzarán las metas que un hombre o mujer con inteligencia normal lo hacen, pero de lo que sí es seguro es de que desarrollarán quizá más que otros la inteligencia que el amor puede lograr en un ser humano, no tienen malos sentimientos, no odian, no tienen envidia, son niños más excepcionales que especiales, que solo saben regalar su hermosa sonrisa, su alegría y su amor.


viernes, 7 de noviembre de 2008

REFLEXIONES SOBRE MI MISMA


Venía pensando por el camino
cómo sería hablar de mí misma,
decir lo que siento, como me siento,
hacer una lista de los triunfos y los fracasos,
sería mejor que otros lo hicieran
que dijeran de mí lo mejor y lo peor,
si tuviera que desnudarme aquí
poco habría de decir, que soy lo que soy,
tan simplona que da miedo,
creo que no soy de las ganadoras,
soy y punto, así, al natural,

Para quien llega a los cincuenta y tres pirulos 
la mayoría lo hace con grandes logros, 
títulos, diplomas y doctorados, 
en este mundo de hoy 
tan capitalista, consumista 
materialista y tantos ista 
lo más importante es tener éxito, 
en cualquier rango, en lo que sea, 
tener no se cuántas chequeras y tarjetas de crédito 
un buen coche, un regio apartamento, 
uno vale lo que tiene, lo he podido comprobar; 
yo llegué a la mitad de mi siglo con poco y nada, 
nada más soy bachiller y secretaria 
ni tuve éxito, ni me hice millonaria, 
tomo el autobús y pago en efectivo, 
ah y comparto el alquiler con un hermano. 

Ya sé, mi pecado fue no ser ambiciosa, 
o no ser más tacaña y amarrocar plata 
solo sueño, una ilusión fue lo que ambicioné en la vida, 
encontrar el amor, tener un hijo, 
es lo más grande que soñó mi corazón, 
...y bueno por esas cosas de la vida se frustró, 
busqué el amor desesperadamente, 
y huyó de mí como la peste, 
me estrellé siempre contra el suelo, 
me hice añicos...y como Penélope 
me quedé siempre esperando en la estación... 
ese fue mi otro pecado, ser demasiado ilusa, 
muy poco realista y que se yo... 
a estas alturas ser rica ser pobre 
que poca importancia tiene, 
si la riqueza más grande se diluyó 
quemando quimeras y esperanzas... 

Si me preguntaran que ambiciono hoy, 
pues diría que tal vez quisiera ser rica 
nada más que para tomar un avión 
y recorrer el mundo para abrazar a esos amigos 
que son los que me quieren realmente, 
pero lo digo sin amarguras, con un poco de humor, 
por si acaso decidí ser un poquito más tacaña, 
porque con estas vueltas que da la vida 
nunca se sabe donde está la ocasión, 
pero buena ésta soy yo, la que no tuvo amor 
y a estas alturas....por favor! 

Soy de las que hablan a solas, 
de las que disfrutan una película comiendo cotufas, 
romanticona y nostálgica 
cuando escucho esas canciones de hace tanto, 
no estoy a favor de las cirugías plásticas, 
la verdadera belleza está en las canas, 
y para qué negarlo, soy de las que escriben 
en un block, en una servilleta, en un teclado 
donde la inspiración me dicte, 
sin ser poeta, pero con el corazón en la mano; 
así en simples palabras puedo decir 
lo poco y mucho de mí, 
soy una más, del montón, maría de nadie, 
alguien que solo quiso amar.