jueves, 25 de octubre de 2007

DESTILANDO ODIO



No sabría decir como es el odio,
ni qué color ni qué sabor tiene,
solo que cuando recuerdo los días tristes,
…esos que les debo a tu ingrato adiós,
algo muy amargo absorbe al corazón,
algo muy ácido me corroe la piel
algo más fuerte que el rencor…
que no me deja dormir en paz…

Es un camino más fácil para olvidar…
así como tú me olvidaste, echándome de tu vida,
quitándome como el polvo de tu camisa,
…”Quien bien te quiere te hará llorar…”
lo leí hace muy poco y me dio risa por los dos,
lamentablemente contigo eso no va…
porque ni siquiera te acercaste a preguntar,
ni siquiera quisiste averiguar como me fue…

¡Claro! ¿Para qué habrías de volver?
Ya me enterraste en tu vergel de amores,
hoy… sé que está otra ocupando mi lugar
hasta conozco su nombre…y qué?
que hasta me sé las palabras que le dirás,
todas las frases ridículas…todos los versos
para otra pobre princesa que reinará…

¡Pobre infeliz! no le envidio su suerte
Más triste es saber después de que te fuiste
como el amor va cambiando de moda para ti…
ayer te aburriste de mí, mañana será de esa
y después vendrá otra…y otra…
por no mencionar las que estuvieron antes,
es triste saber que nunca supe quién eres…

No sabría decir como es el odio
pero si tuviera que hallarle semejanza
le pondría tu nombre, tu voz y tu rostro,
todo lo que traiga el viento con tu recuerdo,
hasta odio los versos que me hiciste
y que no fui capaz de romper…
Y más me acerco al odio

cuando sé que estás allí…y te escondes
o cambiaste de correo o de messenger
para no encontrarme, para que no te moleste,
…más te odio cuando sé que me has borrado,
cuando tu rechazo me dice
que me arrojaste al cesto de la basura

Un torrente va corriendo por la tinta,
que se torna roja como la sangre, como el odio…
que me nubla los ojos de lágrimas y rabia,
pero el odio va ahogando al amor
¿y eso me reconforta sabes?
me va dejando de importar tu rechazo,
ni me hiere que me escupas tu lástima,
me cambiaste por otra más joven seguro,
bueno al fin y al cabo te lo dije ¿no?
no fuiste distinto a ninguno…

Mejor te despido hasta siempre,
mejor cerrar este capítulo de falsedades,
mejor es volver a vivir la soledad sin ti
que sin tu desamor será más feliz vivirla
porque ni siquiera el odio te mereces,
no fuiste lo que yo soñé...es lo único que duele.
Quédate allí consumiéndote de amor
en la quinta gloria o en el quinto infierno
con la que ahora te hace zozobrar el corazón.


jueves, 4 de octubre de 2007

IGUAL A TODOS




Qué pronto me olvidaste ¿quien lo hubiera dicho? 
Después que me jurabas que siempre me querrías, 
que en este mundo nada ni nadie nos separaría, 
por la boca muere el pez… así es amigo… 

Ahora que han pasado ¿cuántos? Cuatro meses? 
…ese desengaño ya pasó, ya puedo razonar en frío, 
y considero que no fuiste distinto a ninguno, 
dijiste las mismas palabras, el mismo verso… 

Fuiste igual a todos, mintiendo ilusiones al por mayor, 
es verdad… no hubo promesas, ni compromisos, 
fuimos ese tonto amor virtual que te entretuvo, 
usando al amor y a mí… lógico…como un papel desechable 

No, no es cierto, no fuiste igual a todos… fuiste peor… 
te escondiste detrás del silencio, cambiaste de ruta 
borraste la palabra amor por un falso aprecio 
no, no fuiste igual a todos, fuiste el más hipócrita. 

Pero sinceramente ¿crees que me importa? 
la verdad, no me siento perdedora, ni vencida, 
apostaría a que tú perdiste mucho más, 
porque te quedaste a solas con tu conciencia… 

No te deseo mal, de veras, no soy de ésas… 
ni voy por este mundo presionando, ni amenazando 
ni quitándole el marido a las demás, más bien se los regalo 
solo tuve el desatino de tropezar con otra piedra. 

Lástima sí me dará aquella que te encuentre, 
la desdichada no sabe la suerte que le espera, 
pero después de todo… eso no es de mi incumbencia, 
yo contigo ya arreglé mis cuentas, olvido por olvido 

Algún día quizá… tú y yo nos cruzaremos 
porque al fin y al cabo este mundo es un pañuelo 
pero descuida… cruzaré la acera o haré que no te he visto 
para ahorrarte la obligación de saludarme. 

Total… a estas alturas ¿qué podríamos decirnos? 
Un hola que tal? Y adiós, …¡por mí que sea hasta nunca! 
porque ya se sabe que en tu corazón estoy muerta 
y mi alma… hace mucho tiempo que te enterró.