viernes, 27 de abril de 2007

LA BIEN PAGÁ - DUETO TEATRALIZADO MARIA JOSE ACUÑA-JOSÉ MARTIN RIVAS

A la memoria de José Martín Rivas

Ven aquí… ven… no tardes,
sé que te matan los remordimientos
y no te atreves a cruzar la calle
ven, aquí vive esta mujer… tú bien pagá.
 

En casitas frente a frente mis dos amores se encuentran,
en una tengo a mis hijos y en otra mi penitencia.
Es tanta la confusión que me corre por las venas,
que pesan más sus pestañas que mi honor y mi conciencia. 

Voy darte ese placer que no tienes, 
que nunca te dará la beata de tu casa, 
la que vive rezando y prendiendo cirios 
verdad que sí ojazos negros? 
¡Anda chulapo, anda! 

Tengo un deseo que me mina y cuando la veo aprieta,
callado y casi decente, cuando duermo me revienta.
Oh, asilo de mi locura por un amor que está en venta,
mil veces feliz el hombre que la compra sin conciencia. 

A ver si encuentras otra como tu Manola,
con esta cintura apretá
con estas caderas de guitarra
y estos pechos de nácar

 Es como ardiente fuego que me trae y que me lleva
a la puerta de su casa con la ruina por bandera.
La veo como me excita arrimándose a la puerta,
con lengua de carretero y cintura de princesa. 

Yo soy la bien pagá, la que nadie quiere mirar,
en el fango caí por “curpa” del mal “nací´o”
que me dejó una barriga ,
el hambre y la “necesidá
me arrastraron a la “mala vía”.

 Sin quererlo remediar tengo una doble pena,
una por perder el cielo otra busca mi condena.
Quien lo había de decir que siendo tan guapa hembra,
esté para circular como la falsa monea.
 

Hoy me llaman la zorra, la vendía
que alquila su cuerpo por un miserable duro
pa’ quien quiere el placer
…Y el que me busca me encuentra… 

Pero los celos me matan por oscura callejuela,
ella abre su oficina cuando yo arrio bandera.
Y siento como una cosa que me sube a la cabeza,
y la sangre por mis ojos se me hace roja niebla. 

Soy tentación que arde en tus “entraña”,
“pecao” que se mete por tus sábanas,
te mueres por probarme, por arrancarme el corpiño,
mugiendo estás como un toro por tirarte encima mío. 

La cosa no es tan sencilla porque la quiero de veras,
y ella de veras quisiera que de oro mina fuera.
Cualquier día acabaré por apartar mi decencia
y, como una fiera en celo me cobraré mis moneas. 

Muriéndote estás por “gozá” “to” la noche
¡Anda!, jura por tu “mare” que no me has “mira´o”,
tus ojos me dicen lo que tu boca miente…
ayer mi menda, Manola, te vio desde el balcón
con tus ojos “peca¨ores me jacías” el amor 

Con los ojos entornaos y la boquita entreabierta,
quiero quitarle los bulos y dejarla de amor muerta.
No hay paso que yo no dé donde no la pise a ella,
yo creo que más que sombra es mi piso y penitencia. 

Que no te aguantas por entrar en mi cama,
por darle rienda suelta a tu deseo,
dime que sí, moreno, y verás er cielo…
y no creas que te juraré amor
eso no se estila en mujeres como yo. 

Me tiene “engatuza´o” y “metí´o” en su talega,
y en este tira y afloja me siento como veleta...
con los ojos entornaos y la boquita entreabierta,
quiero quitarle los bulos y dejarla de amor muerta. 

Anda… anda… voltea… guapetón
Ya lo sabes …. y no me digas que no,
ya lo sabes en la esquina y al sereno
te espero por un pastón.


María José Acuña - José Martín Rivas


1 comentario:

FERNANDO dijo...

FELICIDADES POR ESOS DUETOS TAN ARMONIOSOS