jueves, 1 de marzo de 2012

MARTIRIO-DUETO TEATRALIZADO MARIA JOSÉ - JOSÉ MARTIN RIVAS


A la memoria de José Martín Rivas

Mal de amores estoy sufriendo moreno,
desde el instante en que mis ojos te vieron,
martirio sufro en el arma por tus desaires,
qué ingrato es tu corazón que un día dijo amarme
y hoy,hoy me tira tu cariño las migajas

Has perdío el arte de tu risa
y tu cuerpo perdió su cascabel,
hace tiempo me calientas el alma
y me tienes clavao en la pared


Tus labios, ingratos, no quieren besarme
y solo me dejan la hiel de su desprecio
Ay, que martirio es esta crú que llevo,
¡por mi vía que olvidarte quisiera!...
que te quiero, sí, lo sabes, como nadie

Cómo quieres que beba tu saliva
si la tienes más amarga que la hiel
he llorao las cruces del silencio
porque tú, ¡tú!, no me querías ver. 


En mis entrañas clavao estás pa' siempre
¿Porque enamorá quieres tenerme?...
Mal de amores me hiciste malagueño
y aquí vestía de largo y soledad
canto las penas de tu olvío y mi despecho

Tú sabes que yo soy hombre de sangre,
que lo mío pa nadie puede ser
Yo te di lo mejor, mi amor primero,
con ese cebo caites en mi red. 


Condená quieres dejarme serranillo
sin querer cruzar palabra ni mirarme,
porque a otra le regalas tu traidora boca
porque a otra le entregas tó tu cariño

Ahora ves que estás podría de celos,
arrastrao a tus pies me quieres ver,
Dios me ha puesto un candil en el camino
que por na de lo tuyo vía perder 


Llevo quebranto en el arma y en los pié,
arrastrando esté queré y este martirio
por tu curpa vía ser mujé condená,
que ya no puedo arrancarme de'ste cuerpo
los besos que me diste en el güerto aqué

Ya te veo que vas como arma en pena,
tu mismitica te entregas a un "divé",
si aun te atan los besos de mi güerto
y ese núo no quiero deshacer 


Hoy mi arma gitana te condena
a que me recuerdes ca minuto onde estés
¡Te lo juro por mi mare, moreno infiel,
ante esta crú y er cielo que nos ve!

Sigue largándome mal "fario"
tus hechizos no saben lo que hacer,
ya que en esto estoy curao de espanto...
¡Perder Serrana, te tocó perder!

María José Acuña-José Martín Rivas